Anuncios
Nicolás Maduro

Oposición dividida, factor en el rotundo triunfo del chavismo

Caracas. El chavismo ganó las elecciones regionales del domingo. Así lo deja ver el mapa político nacional que, en término de gubernaturas, muestra a 20 estados en manos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y tres en manos de diferentes fuerzas de oposición, un mapa irreversible a excepción del estado Barinas que, en horas de la tarde de ayer, aún se mantenía en conteo final. Veinte capitales de los estados también quedaron en manos del chavismo y, del total de 335 alcaldías en juego el PSUV ganó 205, cifra aún en proceso de cierre.

“Les tiendo mis manos a los gobernadores electos de la oposición para reunirnos, hacer planes conjuntos y apoyar a los estados en los que han sido electos, es mi llamado (…) esos gobernadores de la oposición que han ganado son gente con experiencia política, sabiduría política y sabrán atender mi invitación”, afirmó el presidente Nicolás Maduro, acompañado de la dirección del chavismo, minutos después de conocerse los resultados electorales.

Los tres estados ganados por la oposición fueron Cojedes, por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Nueva Esparta, por el partido Fuerza Vecinal, y Zulia, región petrolera, particularmente marcada por los desabastos de luz y agua, por el partido Un Nuevo Tiempo, con Manuel Rosales. Si hubiéramos ido unidos, mínimo más de 10 gubernaturas hubieran acompañado la victoria de Zulia anoche, y también una cantidad importante de alcaldías, afirmó Rosales, ex gobernador y ex candidato presidencial contra Hugo Chávez en 2006.

La división opositora fue uno de los elementos que permitió al chavismo ganar en varios estados. Uno de ellos, Táchira, clave también por ser fronterizo con Colombia, fue recuperado por el PSUV a manos de Freddy Bernal, quien cumplió en los últimos cuatro años un papel importante bajo la figura de protector del estado, particularmente en el eje fronterizo, zona compleja debida a las dinámicas de contrabando y paramilitarismo. Bernal ganó el domingo con 138 mil 496 votos, contra la ahora ex gobernadora Laidy Gómez, que obtuvo 135 mil 5 y el tercero, Fernando Andrade, también opositor, quien se llevó 54 mil 787 votos.

La situación de unidad del chavismo en el partido, el gobierno y el discurso, en contraposición con la división de la oposición, tanto entre los partidos como en los mensajes, fue un elemento central para comprender el mapa arrojado por las urnas. En términos de votos, el conjunto de oposiciones obtuvo algo más que 4 millones 400 mil, y el PSUV alcanzó poco más de 3 millones 7 mil –cerca de 600 mil votos menos que lo obtenido en las elecciones legislativas de 2020–, pero, por la configuración del escenario electoral y su estrategia, logró una victoria por amplia mayoría.

La participación, por su parte, fue de 42.26 por ciento, número que puede prestarse a diferentes interpretaciones y análisis. Chile, ese mismo domingo, también tuvo elecciones, en este caso presidenciales –quedando José Antonio Kast y Gabriel Boric para la segunda vuelta– y la participación fue de 47.3 por ciento. En Francia, donde hubo elecciones regionales este año, la participación fue de 34 por ciento. Es decir, que, en términos comparativos internacionales, la elección venezolana no estuvo marcada por una fuerte abstención, sino dentro de un cuadro que, en varios países, arroja participaciones por debajo de 50 por ciento.

La abstención y sus interpretaciones

En términos nacionales el análisis de la abstención tuvo varias interpretaciones. Por una parte, en términos comparativos con 2020, la participación subió cerca de 11 por ciento, es decir, revirtió la tendencia a la baja. Por otra parte, visto en la línea de elecciones regionales el número mostró la permanencia de una disminución de la participación, ya que en 2017 fue de 61 por ciento, y en 2012 de 53.94 por ciento. Este aumento de la abstención puede ser leído como parte de un desgaste político producto de la dinámica de confrontación, y de una situación económica en retroceso desde 2014 –el PIB cayó cerca de 75 por ciento– traducida en la emigración, pérdida salarial, dolarización desigual, en un contexto del bloqueo económico llevado delante por Washington.

Hay que seguir recuperando el voto como derecho, como poder, como ejercicio permanente, como mecanismo, hay muchas tareas por delante para recuperar la motivación por el voto de todos los venezolanos y las venezolanas, afirmó al respecto Maduro en el discurso del domingo en la noche.

La elección fue a su vez un mecanismo de medición de fuerzas dentro de las oposiciones en un contexto de fragmentación que vino profundizándose desde 2018, cuando parte de la oposición se abstuvo ante la elección de Maduro, y otra decidió participar. El resultado fue negativo para el conjunto debido al mapa de gubernaturas y alcaldías, y, en mayor medida para la oposición reunida en la tarjeta de la MUD, en particular una parte de Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular, es decir, las fuerzas que se presentaron durante estos años en términos discursivos como los actores centrales de la oposición.

Esa disputa interna fue expresada por Rosales, quien afirmó: “la política no se puede ejercer desde las redes sociales, nunca, pero nunca las redes sociales sustituirán al contacto directo con la gente (…) nunca un liderazgo nacerá por decreto”, en un mensaje alusivo a Juan Guaidó. Una de las preguntas emergentes es quiénes tomarán la dirección en filas de las oposiciones en el contexto de un nuevo mal desempeño electoral y una incapacidad de renovación política, expresada en que los tres gobernadores electos resultaron ser políticos de larga data.

Esa misma pregunta tiene su traducción internacional. La Casa Blanca, ante el resultado, envió un mensaje de respaldo a Guaidó, al informar que habrá representantes del gobierno interino de Venezuela en la denominada Cumbre Virtual por la Democracia liderada por Joe Biden en diciembre. Ese apoyo no trae, sin embargo, respuesta clara a qué hará Washington en vista de que Guaidó tiene existencia únicamente virtual dentro del país, y, en un año, el gobierno venezolano logró recuperar el Poder Legislativo, conformar un nuevo poder electoral en acuerdo con la oposición, y ahora logró ganar la mayoría de gubernaturas y alcaldías.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.