Anuncios

De acuerdo, Sr. Presidente: Es justo y necesario el aumento salarial

Por Juan López

El presidente Abinader, en reciente entrevista con los periodistas Alicia Ortega y Huchi Lora, explicó que:  “…Los aumentos en los precios de los productos vienen de factores exógenos imposibles de controlar y como medida compensatoria procede un aumento de sueldos para devolver el poder adquisitivo de la población”.

Efectivamente, para el Banco Central RD (BCRD) la inflación anualizada al pasado mes de abril se ubica en 9.65 %. Sin embargo, la población tiene la percepción de una inflación muy superior a los dos dígitos.

Para el BCRD, el precio de la canasta familiar nacional se eleva a los RD$37.931,10, mientras que el precio para la canasta del primer quintil (grupo familiar de menor capacidad de ingresos y de compra) se encuentra en RD$22.317,46.

Como contraparte a estos crecientes precios están los diferentes  salarios mínimos vigentes; en el sector privado tenemos: a) pequeñas empresas RD$10,730.00, b) medianas empresas RD$12,107.00, c) grandes empresas RD$17,610.00 y d) zona franca RD$11,500.00.

Mientras que el salario mínimo en el sector público, desde el 2019, es de RD$10,000.00 mensual, exceptuando los salarios mínimos en la mayoría de los ayuntamientos que están  por debajo de los RD$8,000.00.

Al confrontar los costos de cualquier canasta familiar con los diferentes salarios mínimos se comprueba la incapacidad de la familia cuya manutención se sustente en los ingresos de uno de esos salarios mínimos para adquirir siquiera la canasta ubicada en el primer quintil, lo cual significa pésima calidad de vida y !pobreza total!

En preocupante situación económica se encuentran las familias clases medias porque el constante aumento de los precios de los principales productos que consumen les diezma sus presupuestos, lo cual afecta la calidad de vida de este importante sector social que, por su fácil acceso a los medios de comunicación y redes sociales, se convierte en agente multiplicador de las quejas y denuncias contra los efectos de la inflación.

En verdad, la pandemia del coronavirus profundizó la crisis económica mediante el cierre de pequeñas y medianas empresas, aumentos del desempleo, de precios de combustibles, del transporte y de importantes materias primas. También provocó un aumento considerable de préstamos gubernamentales para tratar de enfrentar las calamidades y pobreza en un amplio segmento de la población.

Esas situaciones requieren de  una reforma fiscal que debió realizarse hace años; pero que, en las actuales condiciones sociopolíticas, ahora resultaría contraproducente porque “la sal saldría mucho más cara que el chivo”.

Para evitar una peligrosa convulsión político-social, en ese escenario se inscriben los tenues aumentos de sueldos que el presidente dispuso para la policía nacional a inicio de este año y los aumentos que se prometió para médicos y militares a partir de junio  próximo.

En ese mismo contexto también se impone aumentar el salario mínimo al personal gubernamental y un significativo porcentaje a las otros niveles de los empleados públicos, con lo cual el presidente Abinader predicará con el ejemplo, enviando un positivo mensaje al empresariado para que, a la mayor brevedad,   proceda con la indexación o reajustes a los salarios de los trabajadores del sector privada. En ese propósito, estamos de  acuerdo con el presidente Abinader: para compensar los duros efectos de la inflación, es justo y necesario el aumento salarial y… ¡haréis justicia social!

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.