Anuncios

¿Qué pasa con las encuestas Gallup-Hoy y la Greenberg-Diario Libre?

Por Leonel Concha Junior

 El país político está como “perico en la estaca” aguardando los resultados de estas dos encuestas que, junto a la Mark Penn/Stagwell, son las que gozan de mayor prestigio y credibilidad entre la población dominicana.

 Por lo menos de la Gallup se sabe ya que los empadronadores hicieron su trabajo. El último equipo fue avistado en el llamado “Sur profundo”: Neiba, Independencia (Jimaní, Duvergé, Boca de Cachón, La Colonia y La Descubierta), consultando a los potenciales electores.

 La aceptación de estas firmas encuestadoras está cimentado en lo certero que, con ligeros márgenes de diferencia, han sido sus pronósticos dentro de los vaivenes electorales que se registran cada cuatro años.

 Suelen incluso rozar y coincidir con los resultados finales del cómputo de la Junta Central Electoral.

 Sus numeritos animan o desaniman, deprimen o activan dependiendo del bando o candidato que salga ganancioso como el preferido en las tendencias mayoritarias del voto popular.

 Nadie asume que los resultados de estas encuestas son la “radiografía de un momento”. Crean tendencia, trazan el camino de los inversionistas políticos y gravitan en la intención de voto de las masas populares.

 La “comidilla” y el “boca a boca” que generan son determinantes para inclinar la balanza de uno a otro lado. ¡Es como jugar con dinamita!

 Los políticos locales, tanto candidatos, aspirantes a puestos congresuales, municipales y los servidores (Del más humilde al encopetado), que tienen la esperanza de conservar un empleo público o de ascender a alguna posición de relevancia, siguen los dictámenes de estos estudios con temor y reverencia.

 Su impacto, que es replicado por los reenvíos incontrolables en las redes sociales, superan los efectos de cualquier sermón o la exhortación, con ánimos disuasivos, de cualquier pastor de almas. ¡He blasfemado!

 En cuanto a la Gallup-Hoy hizo historia  por los certeros  resultados cuando vaticinó la victoria del entonces desconocido Leonel Fernández, candidato de la coalición Frente Patriótico, frente al candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y veterano de mil batallas, José Francisco Peña Gómez, en la segunda vuelta electoral de 1996.

 La revista Rumbo, que entonces poseía los derechos de la Gallup, publicó en su portada una icónica silla presidencial de color morado con lo que daba como un hecho el ascenso al poder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). ¡Y se cumplió!

 La Greenberg-Diario Libre, el benjamín de las firmas encuestadoras en este volcánico mercado electoral criollo, ha tenido un grado de certeza en sus pronósticos que da escalofríos.

 En medio de la ausencia de los resultados de estas dos pesos pesados en los estudios de mercado, se han puesto a rodar las más variadas y hasta alocadas especulaciones.

 La más socorrida, propaladas por ciertas figuras que hacen de “influencers” en la opinión pública, es que Pepín Corripio, propietario del Grupo Corripio que auspicia la Gallup, estaría sometido bajo presión para que se abstenga de dar a conocer sus resultados.

 En las redes circula incluso el video de una señora, entrada en edad, con la voz superpuesta, que habla de que al Grupo Corripio le enviaron los inspectores de Impuestos Internos. Todo el mundo sabe aquí que si hay un hombre que no se descuida con eso de los impuestos es Pepín.

 Es muy socorrida la anécdota de que el ex presidente Joaquín Balaguer solía pedirle que adelantara el desembolso de los impuestos cuando tenía algún faltante para el fin de año en cuanto a la entrega de la regalía pascual.

 Entonces, en cuanto a la Gallup, ese no parece ser el problema.

 A los dueños de Diario Libre tampoco se le puede atribuir miedo o alguna que otra inclinación sin ninguna evidencia.

 De lo que se ha enterado este digital es de que los resultados encontrados por los empadronadores anuncian un choque de trenes para el 5 de julio.

 En lo que algunos sectores influyentes tratan de lograr que se alcance un acuerdo de respeto a los resultados en las urnas, la posibilidad de que la Gallup y la Greenberg den a conocer sus muestreos cobra fuerza para la próxima semana. El 26 de este mes cierra el plazo para dar a conocer o publicar resultados de encuestas, según la Ley Electoral.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
Anuncios