Anuncios

Mi huella en el camino

Por Miguel Mejía

Quiero hacer un breve recuento de lo que fue nuestra labor por el Ministerio para Políticas de Integración Regional. El pasado viernes 24 tuve una reunión con el Señor Presidente Danilo Medina, la cual fue una especie de despedida de la labor asignada por el Señor Presidente. En horas de la tarde del mismo día, quise dejar constancia de mi gratitud al equipo técnico docente que me acompañó en esta noble tarea.
El 12 de agosto de 2012, tras la toma de posesión del presidente Danilo Medina, fui designado, mediante el Artículo 25 del Decreto número 454-12, como ministro para Políticas de Integración Regional, una inequívoca señal de que esta sería una de las prioridades de su gobierno.

La integración regional es un sueño bicentenario, una noble aspiración que ha animado a los próceres de América Latina y el Caribe, desde el amanecer de la libertad y la independencia en nuestra región. De Miranda a Hostos, desde Luperón a José Martí, y especialmente en la vida y obra del libertador Simón Bolívar y su convocatoria al Congreso Anfictiónico de Panamá de 1826, late la aspiración a constituirnos en un bloque de naciones hermanas que nos represente digna y eficazmente en el concierto internacional y que propicie la implementación de políticas comunes dirigidas al fortalecimiento de la paz, la justicia social, la libertad, democracia, soberanía y prosperidad de todos.

Teniendo en cuenta las limitaciones de recursos y presupuestos, la primera tarea acometida fue la constitución de una comisión técnica docente multisectorial e interinstitucional, conformada con especialistas y técnicos de reconocido prestigio e identificación con la tarea asignada.

Sus miembros, de manera voluntaria y honoraria, contribuyeron con sus ideas y propuestas a delinear un programa de trabajo que ha abarcado ocho años intensos e ininterrumpidos, formando parte también del equipo de profesores que llevó a cabo la tarea estratégica de ayudar a formar una conciencia nacional integradora.

La primera definición política y programática del Ministerio fue el reconocimiento de que se debía comenzar por la base y que la principal prioridad debía ser la educación de la población, de los funcionarios, de todos los estamentos sociales y de la opinión pública sobre las raíces históricas, el significado, sentido y ventajas de la integración regional en un mundo globalizado y dividido entre poderosos bloques de intereses geopolíticos, donde las pequeñas naciones aisladas no son tenidas en cuenta. De esta necesidad surgió el programa “Educar para Integrar”.

Bajo el programa “Educar para Integrar”, el Ministerio de Políticas para la Integración Regional impartió 21 cursos, cada uno con un promedio de 42 horas lectivas y 16 bloques temáticos. De esos cursos, dos tuvieron carácter internacional, especialmente el impartido a cerca de 50 diputados al Parlamento Centroamericano, y fueron llevados no solo en la capital, sino también a Santiago de los Caballeros, San Francisco de Macorís, Moca e Higüey. Entre los cursantes estuvieron funcionarios públicos, diplomáticos, altos oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía, locutores, periodistas, exportadores, empresarios y líderes sindicales, discapacitados y maestros. En cada uno de ellos se exigió como requisito para poder recibir el certificado otorgado por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UASD y el Instituto de Educación Superior en Formación Diplomática y Consular, del Ministerio de Relaciones Exteriores, el 80% de asistencia y aprovechamiento de los conocimientos impartidos.

Para garantizar la bibliografía de esos cursos, se publicaron 10 obras que fueron entregadas de forma gratuita a los cursantes. Se destacan entre ellas, “Breve historia de la integración de América Latina y el Caribe: un sueño bicentenario”, del Dr. Sergio Guerra, presidente de Asociación de Historiadores de América Latina y el Caribe.

“¿Qué es el MERCOSUR?”, “¿Qué es la CELAC?”, “Los procesos de integración regional desde la óptica dominicana”, y las tres memorias de los seminarios internacionales realizados.

Ejemplares de estas obras fueron entregados a Jefes de Estado y de Gobiernos de diferentes naciones y continentes, Ministros, Embajadores y otras personalidades de numerosos países del mundo, y a bibliotecas, universidades y centros académicos contribuyendo a reforzar el prestigio y liderazgo integracionista de República Dominicana.

Por el prestigio del trabajo educativo realizado y sus frutos, la asignatura de Integración Regional ha sido incluida en el pensum de los futuros diplomáticos del país que se preparan en el Instituto de Educación Superior en Formación Diplomática y Consular, y en los Cursos de Comando y Estado Mayor del Instituto Superior para la Defensa.

En cuanto a la labor educativa e informativa destinada a la opinión pública nacional e internacional, hemos concedido decenas de entrevistas, publicado artículos y participado en programas de prácticamente todos los medios del país, destacando el apoyo constante recibido de los directivos y el personal de CERTV y de la Oficina de Prensa de la Presidencia. Hemos presentado ponencias en varios eventos internacionales, en representación de nuestro país, donde la experiencia integradora del país ha sido ampliamente reconocida y felicitada.

El Ministerio para Políticas de Integración Regional, junto a otras instituciones del gobierno, auspició la celebración en el país de dos seminarios internacionales bajo el lema de “Los signos de los nuevos tiempos y los procesos de integración en América Latina y el Caribe”, el primero de los cuales, celebrado en el 2015, contó con delegados de ocho países, y el segundo, celebrado en el 2016, de diez países. En el 2018 tuvo lugar en Santo Domingo el tercer seminario internacional bajo el lema “Realidades, paradigmas y desafíos de la integración”, que contó con la participación de delegados de 11 países y destacadas personalidades internacionales, prestigiosas universidades de Francia y España como Ignacio Ramonet, Vinicio Cerezo, Frei Betto, Atilio Borón, Dr. Héctor Hernández Pardo, Christian Nelisse (Holanda) y Dr. Héctor Cordero (Baruch College, EUA). El Ministerio también fue coauspiciador del seminario internacional de la UNESCO “Desafíos del Internet: gobernanza y dimensiones éticas de la sociedad de la información. Hacia una agenda integrada de América Latina y el Caribe”, celebrado en el país en el 2015.

La labor académica del Ministerio incluyó el establecimiento de relaciones de colaboración e intercambio con centros de prestigio universal, como el Instituto Clingendale, del Reino de los Países Bajos, y el Baruch College, del City University of New York. También con el PARLACEN, la Corte Interamericana de Justicia, el Sistema Centroamericano de Integración, entre otros.

Entre los proyectos no concluidos del Ministerio para Políticas de Integración Regional se encuentra la publicación del Manual para los cursos de integración, la continuación de la serie dedicada a la historia, presente y funciones de los principales mecanismos de integración de la región, la constitución del Centro de Documentación y Observatorio para la Integración Regional de República Dominicana, así como la continuidad del trabajo del programa “Educar para Integrar”

Consideramos que dados los limitadísimos recursos destinados a esta labor y a su importancia estratégica, el Ministerio para Políticas de Integración Regional cumplió su cometido y las principales misiones que le fueron asignadas, logrando reforzar, ampliar y promover el liderazgo dominicano en esta esfera, en pro de la patria y sus intereses.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
Anuncios