Anuncios

El PLD debe posponer la consulta para escoger candidato presidencial

Por JUAN LÓPEZ

Si admitimos que las decisiones y actividades políticas de un partido deben estar alineadas o subordinadas al derecho (Constitución y  leyes que regulan el quehacer político) y tomando en cuenta los antecedentes internos del 2019, entonces el PLD debe posponer, para octubre del 2023, la realización de su consulta para escoger su candidato presidencial para las elecciones del 2024.

Esta humilde sugerencia a la cúpula dirigencial del PLD (CP y CC) es resultado directa de la negativa resolución de la JCE del pasado 29 de abril, mediante la cual,  negó los aspectos fundamentales de las solicitudes que le hizo  el PLD, para realizar, el 16 de octubre de 2022, la selección de su candidato presidencial:

“Lo cual se pretende hacer mediante una consulta con el padrón electoral de la JCE (exceptuando los padrones del PRM, FP Y PRD), en base a un acuerdo firmado por los seis precandidatos, refrendado por la alta dirigencia peledeista”.

En su primera decisión, la JCE dio una rotunda y completa negativa a la solicitud del PLD para que le permitiera hacer la selección de su ”candidato presidencial en octubre 2022”. Ante esa primera negativa, el PLD hizo otras solicitudes más específicas, lo cual  fue respondido por la JCE, informando que facilitará los equipos electrónicos.

En esa misma resolución la JCE, amparada en la Constitución y las leyes 33-18 y 15-19, les negó lo siguiente: a) Reiteró la negativa del acompañamiento de su personal-técnico. b) No entregará el padrón electoral de la JCE. c) No facilitará los colegios electorales, por lo cual el PLD debe usar sus propios locales para dicha consulta. d) La JCE sólo entregará los equipos electrónicos pero sin software. y  e) Los resultados no serán vinculantes. Es decir, no serán reconocidos legalmente por la JCE.

¡En definitiva, el PLD debe rascarse con sus propias uñas!, en caso de insistir en hacer la “consulta”  para seleccionar, únicamente, su candidato presidencial en este 2022, lo cual es contrario a lo establecido por las leyes y resoluciones y actitudes de la JCE.

También  el PLD tendrá que hacer una segunda primaria, posiblemente en octubre de 2023, para seleccionar sus candidatos para 158 municipios y 235 distritos municipales (alcaldes, regidores, directores y vocales) y sus candidatos para  el Congreso Nacional (190 diputados y 32 senadores).  

Si hay una auténtica vocación de retornar al poder, el PLD, el mayor y mejor estructurado partido de la oposición,  debe y tiene que cuidar al máximo su unidad, la disciplina interna, sus estrategias electorales y protegerse del acoso sistemático al que es sometido por el gobierno del PRM-Abinader.  

Es imprescindible   evitar que en el PLD surja una nueva crisis interna por cuestionamientos a los resultados de sus consultas o primarias y, simultáneamente, implementar una correcta estrategia  de acuerdos políticos y alianzas electorales para los próximos comicios.

Por todo lo anterior, nos preguntamos: ¿Está el PLD en condiciones de seleccionar su candidato presidencial en octubre de este 2022, al margen de las leyes y sin el acompañamiento de la JCE? ¿Está la cúpula peledeista en condición  de ser juez y parte para organizar y desarrollar una  consulta democrática, equitativa, con resultados transparentes y aceptados por los precandidatos? ¿Soportará el PLD otra división parecida a la de octubre del 2019?

Con esta reflexión hacemos una sana y bien intencionada sugerencia a la cúpula y militancia del PLD: No es prudente ni aconsejable realizar la consulta al margen de la ley electoral y sin el acompañamiento de la JCE. No existen condiciones objetivas ni subjetivas para esa exclusiva consulta este año. Por lo tanto, el PLD debe posponer para el 2023 la primaria para escoger sus candidatos municipales, congresuales y presidencial. ¡Es lo que conviene, legal y políticamente!

Anuncios

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.