Anuncios

Se intensifican las protestas en múltiples ciudades de Estados Unidos por muerte de George Floyd

El Nuevo Día

Las protestas y disturbios raciales volvieron este sábado a ocupar las calles de distintas ciudades de Estados Unidos, con Minneapolis, Minnesota como epicentro, donde miles de personas se manifestaron en repudio a la violencia policial contra los afroamericanos, pese a que se declararon toques de queda en varias zonas.

Una treintena de ciudades del país, desde Los Ángeles a Chicago, pasando por Cleveland, Washington DC y Nueva York, están siendo escenario de protestas por la muerte de George Floyd, un hombre de raza negra, que murió a manos de la policía el pasado lunes en Minneapolis.

En esa localidad, centenares de personas se congregaron minutos antes de que empezara el toque de queda nocturno decretado por las autoridades a partir de las 9:00 p.m., en la zona del Quinto Distrito, donde el viernes una sucursal bancaria y una comisaría fueron incendiados.

En medio de las caldeadas protestas, el presidente Donald Trump tuiteó en la noche que la Guardia Nacional fue movilizada en Minneapolis y le echó la culpa al alcalde de la ciudad por los disturbios. Mientras, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, le solicitó al gobernador de California Gavin Newsom la movilización de ese cuerpo castrense.

Nuevos altercados se vivieron este sábado por segunda noche consecutiva en las inmediaciones de la Casa Blanca, donde agentes del Servicio Secreto y de la Policía de Parques se enfrentaron a los manifestantes.

Más de un millar de personas se congregaron en la avenida de Pensilvania de Washington y arrojaron ladrillos, piedras y botellas hasta que fueron dispersados por el Servicio Secreto, que vela por la seguridad de la mansión presidencial, que, según medios locales, utilizó «agentes químicos».

Horas más tarde, cuando fue cayendo la tarde, cientos de manifestantes se aglutinaron cerca de Lafayette Square, el parque que hay enfrente a la Casa Blanca, cuyo acceso se había cerrado.

Allí las medidas de seguridad se reforzaron con barreras de metal y un mayor despliegue de efectivos y vehículos de las fuerzas del orden, que resultaron dañados por los manifestantes que intentaron arremeter contra las filas de agentes desplegados con escudos.

De hecho, algunos de los participantes en la protesta llegaron a superar las barreras y lograron a acceder al parque de Lafayette Square, aunque los efectivos de seguridad los reprimieron con sus retenes y usaron gas pimienta.

Conforme fue avanzando la tarde, varios camiones de la Guardia Nacional del Distrito de Columbia pudieron verse patrullando la zona.

Las escenas de coches policiales incendiados, carreteras bloqueadas, ventanas rotas y el lanzamiento de cócteles molotov se repitieron en distintos puntos de EE.UU., donde la policía empleó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes.

A continuación, un resumen de lo acontecido en varias ciudades:

— En Filadelfia, al menos 13 agentes resultaron heridos cuando las protestas pacíficas se volvieron violentas y al menos cuatro vehículos policiales fueron incendiados. Otros incendios se registraron en diversas partes del centro de la ciudad.

— En el distrito Greenwood, de Tulsa, Oklahoma, escenario en 1921 de una masacre de unas 300 personas de raza negra que dejó esa próspera localidad afroestadounidenses en ruinas, los manifestantes bloquearon las intersecciones y corearon el nombre de Terence Crutcher, un hombre de color al que un agente mató en 2016.

— En Seattle, la policía lanzó gas lacrimógeno y granadas de aturdimiento para dispersar multitudes vestidas de negro que rompieron cristales de tiendas en el centro de la ciudad, robaron mercancía y arrojaron maniquíes a las calle.

— En Tallahassee, Florida, una camioneta pickup embistió a una multitud de manifestantes, varios de los cuales corrían y gritaban; el vehículo paraba y avanzaba de manera intermitente y en un momento una persona subió al capó, dijo la policía. No se informó de heridos graves. La policía esposó al conductor sin dar a conocer su nombre ni indicar si enfrentaría cargos.

— En Los Ángeles, los manifestantes coreaban «Black Lives Matter», algunos a centímetros (pulgadas) de distancia de los escudos faciales de los agentes. La policía utilizó porras para repeler a la multitud y disparó balas de goma. Un hombre intentó romper con un monopatín el parabrisas de una camioneta suburbana de la policía. Un vehículo policial pintado con atomizador fue incendiado en la calle.

— En Washington, multitudes que aumentaban de tamaño afuera de la Casa Blanca coreaban lemas, ridiculizaban a los agentes del Servicio Secreto y de otras fuerzas del orden y en ocasiones empujaban las barreras de seguridad. El presidente Donald Trump, que pasó gran parte del sábado en Florida para presenciar el lanzamiento del cohete de SpaceX, descendió al anochecer en el helicóptero presidencial en un jardín de la Casa Blanca, adonde ingresó sin hacer declaraciones a los periodistas.

— Y en Nueva York, peligrosas confrontaciones se sucedían repetidamente cuando los agentes hacían arrestos y despejaban calles. En un video difundido en redes sociales se ve a dos autopatrullas del Departamento de Policía de Nueva York que avanzaban entre manifestantes que empujaban una barrera hacia una de ellas y le arrojaban objetos. Varios manifestantes fueron derribados por las autopatrullas y se desconoce si hubo heridos.

Más de 1,300 personas han sido arrestadas en 16 ciudades desde el jueves y de la cifra más de 500 fueron detenidas el viernes en Los Ángeles.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, que dijo que el viernes las fuerzas locales fueron rebasadas, movilizó completamente a la Guardia Nacional del estado y prometió hacer una muestra de fuerza de gran escala. La Guardia anunció el sábado que había desplegado más de 4,000 miembros en Minneapolis y en breve serían casi 11,000.

«La situación en Minneapolis ya no tiene nada que ver con el homicidio de George Floyd», declaró Walz. «Se trata de una agresión contra la sociedad civil, infundir el miedo y trastocar a nuestras grandes ciudades».

Los gobernadores en Georgia, Kentucky, Ohio, y Texas también activaron a la Guardia Nacional después de que las protestas derivaran en actos de violencia durante la noche, mientras que toques dequeda nocturnos fueron instaurados en Portland, Oregon, Cincinnati y otras ciudades.

La policía en San Luis investigaba la muerte de un manifestante que había subido entre dos remolques de un camión de Fed Ex cuando el vehículo se puso en marcha. Y una persona murió en la zona de protestas en el centro de Detroit poco antes de la medianoche después de que alguien disparara contra una camioneta suburbana, según las autoridades. La policía dijo inicialemtne que alguien disparó contra la multitud desde uan camioneta suburbana.

El centro de Miami (Florida) fue testigo de una protesta de dos millares de personas, como parte de una convocatoria de organizaciones sociales.

 

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.