Anuncios

¿Por qué Aristipo Vidal?

Por Francisco S. Cruz

Negar que el PLD, post-derrota, atraviesa por una etapa difícil sería un ejercicio de hipocresía o asumir el nada aconsejable complejo de avestruz para el que no tengo vacación ni formación, pues prefiero no engañarme ni recitar embustes -a mi edad-. ¡Qué va!

Lo primero, es que el PLD aun es un partido político -así sea maquinaria electoral de líderes formados, experiencia de estado y fraguados en el tejemaneje de la política u oficio-, y quizá “El último mohicano” en su especie-génesis -de cuadros-masas-, a pesar de extravíos doctrinarios-ideológicos y errores en el ejercicio del poder, pero nada que no pueda superar y salir airoso, siempre y cuando, su cúpula sepa medir bien los tiempos y abrir trochas, entre matorrales y guasábaras, para mirar, con amplitud y porvenir, el bosques y los nubarrones ventosos cuyas brisas asoman. No hay que ser adivino.

Pero vayamos al grano: ¿por qué Aristipo Vidal? Es sencillo: sería un secretario general de transición -en el 2024, bien podríamos tener un/a joven ya experimentado/a y de vaho-olor a comité de bases- de basta trayectoria partidaria, dispuesto hacer horario de obrero -porque ya nos dimos de lujo, formado y apto, pero solo de título-, capaz de asumir, sin dorar la píldora, una línea política partidaria sin subterfugios o poses; y, por último, porque tiene la combinación perfecta del centauro -del que hablaba Maquiavelo-: es mitad razón y mitad rebeldía callejera -por si el arte de ser oposición cambia de diálogo o modalidad-.

Y es cierto, el PLD es una cantera de dirigentes -no olvidemos, Bosch formó una escuela política (quizá la única)- fraguados y formados para el ejercicio profesional de la política y el poder -ahí, por más que se diga, han descansado los éxitos del PLD-, que sabe construir mayoría electoral, hacer alianzas; pero mas que nada, tiene una historia de construcción partidaria y sabe subir y bajar del poder sin traumas ni resquemores, ni muchos menos, como ha sido víctima, de estar regateando o no reconociendo derrotas -como tuvo que soportar en el 2012 y 2016, aun ganando con cierta holgura o, sentando un precedente histórico político-electoral como en el 2016-.

Sin embargo, y volviendo a lo difícil del momento actual, quisiera reiterar, y los peledeístas me entenderán, que hay preceptos estatutarios que, por ahora y quizás por siempre, deberían quedar intactos e intocables por ser la esencia de la democracia interna y la expresión de la necesaria legitimidad partidaria; aunque nos cueste…, y otra cosa: evitemos, las sorpresas porque la mejor garantía, de respeto y paz, nos la depara lo que se informa a tiempo cuando se trata de preservar entusiasmo y confianza. ¡Esto que no se eche en el saco del olvido!

Por último, un secretario general localizable, dispuesto y presto para todos vale mas que un lujo o, que una impostura. En definitiva, ya sabemos qué queremos y eso nos preservarás. ¡Pensémoslo!

Aristipo Vidal, secretario general…!

 

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.