Anuncios

Los secretos que se llevó a Berlín el liberado excapo Carlos Lehder

Servicios El Motín

Sin que ninguna autoridad en Colombia se percatara, uno de los narcotraficantes del sanguinario cartel de Medellín, Carlos Lehder Rivas, alias el Loco, recuperó su libertad el pasado 15 de junio en Estados Unidos y fue enviado directo a Alemania.

Acudiendo a su precario estado de salud, una fundación sin ánimo de lucro accedió a ayudarlo a ubicar en Berlín, en calidad de capo jubilado, y salió en un vuelo de Nueva York a Frankfurt con dos custodios.

Durante 16 años, el capo duró aislado en la temible prisión de Marion, Illinois, y otros 17 en cárceles más benévolas que para sus allegados fueron suficiente castigo para enmendar el daño que hizo como distribuidor de coca de grandes ligas y cómplice de Pablo Escobar.

Lehder, ladrón de carros en Detroit, inició su carrera en la mafia cuando conoció a George Jung. Eran compañeros de litera en la prisión federal en Danbury, por distribuir marihuana. De la mano de Jung, el delincuente colombiano ingresó al mercado de la coca, que acababa de entrar en escena.

Tras quedar libres empezaron a traficar mercancía en pequeños aviones, y con las jugosas ganancias Lehder negoció en las Bahamas un cayo: Norman.
La isla tenía una pista con la que Lehder saltó sin problema a la cúpula del cartel de Medellín.

El cayo –ubicado a 250 millas de las costas de Estados Unidos– servía de plataforma para mover toneladas de coca a través de una narcoflotilla de aeronaves, y todos los capos le rendían pleitesía a su dueño. Ese fue el tiquete para conocer los secretos de Escobar, incluidos sus crímenes.

Su primer error fue ir a juicio. El otro fue la negociación que hizo. Realmente, si yo hubiera sido su abogado en esa época, Carlos hubiera estado en casa hace 15 o 20 años

Exmiembros del cartel ldijeron que Lehder se codeaba con los hermanos Ochoa y negociaba la coca con alias el Mexicano.

“Llegaba a la hacienda Nápoles a cruzar cuentas con el patrón”, dice uno de ellos. Y asegura que conocía quiénes eran los verdaderos socios de Tranquilandia, el complejo cocalero más grande de la época.

Lehder dijo que si bien el ministro había revelado el maridaje entre el fútbol y la mafia, y la infiltración de Escobar en la política, el golpe a Tranquilandia fue la causa de su crimen.

“A Lara lo fusiló el pueblo (..) claro que justifico su muerte”, dijo, y admitió que felicitó a Escobar por eliminarlo.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.