Anuncios

LA SOGA, murió como vivió: a tiro limpio

Redacción El Motín

Policía temido y hombre de armas a tomar, en su prontuario se cuentan por lo menos treinta y cinco asesinatos, además de haber ‘jefeado’ una banda de sicarios. La mañana de este miércoles, el ex teniente Fernando de los Santos, alias “La Soga”, fue acribillado a balazos próximo a su residencia a la entrada de Camp David, Gurabo, Santiago.

Desde los inicios en su carrera policial, La Soga brilló por su actitud despiadada frente a la delincuencia hasta que, al parecer, se le fue la mano y se salió de control de sus comandantes.

En desgracia y acusado de la comisión de crímenes, el oficial “gatillo alegre” se esfumó durante cinco años evadiendo la persecución de sus antiguos compañeros de armas que pusieron precio a su cabeza y difundieron a todo el país y notificaron a la Interpol con un cartel de “Se Busca”.

A la Soga se le siguió el rastro en ciento setenta y dos países, sin éxito. La última vez que se había sabido de él lo habían visto en España, según el ministro de Interior y Policía, Monchi Fadul.

Para sorpresa, La Soga no andaba muy lejos; venían y llegaban las versiones de que nunca había abandonado el terruño y que incluso había sido visto gastando tiempo en su pasión de toda la vida, las peleas de gallos.

Los más afiebrados galleros de Santiago, juraban y perjuraban, haber visto y apostado a las patas de un gallo con el ex teniente La Soga.

Poco antes de las navidades de 2017, la Policía anunció la “detención” de su ex aguerrido teniente, quien se habría entregado alegando que existía un plan  para asesinarlo. La Soga era perseguido desde el año 2011 acusado de sicariato.

La Soga era acusado de cobrar 250 mil pesos por la ejecución de dos jóvenes en San Francisco de Macorís, cuyos cadáveres había lanzado a la presa de Taveras. Había sido contratado por los empresarios Juan Silverio Ureña y Bonel de Jesús Lanfranco Castro, vinculados a un Licor Store de Santiago.

Tras ser detenido, La Soga fue conducido al cuartel policial para ser interrogado. A pesar de ser sometido y enjuiciado en los tribunales, las cosas no pasaron de ahí. En diciembre de 2018 fue dejado en libertad con la única obligación de hacer una presentación periódica.

Este miércoles, la Policía informa que desconocidos acribillaron a tiros al ex oficial que andaba en un automóvil, en el cual fue atacado a ráfagas. La Soga murió como vivió: A tiros limpios.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.