Anuncios
Rosalba Ramos, fiscal del Distrito Nacional.

Fiscal denuncia persecución, periodista lo califica de «inconcebible»

Fuente Externa

La fiscal del Distrito Na­cional, Rosalba Ramos, acusó al Inspector Gene­ral del Ministerio Público, Juan Medina, de incurrir de forma ilegal, ilegítima, arbitraria e inquisidora, en prácticas de acoso moral y laboral en su contra.

En una comunicación a la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito, la fiscal del Distrito dijo que el procu­rador adjunto con su ac­cionar incurrió en deli­to de violencia de género, consagrado en el artículo 309-1 del Código Penal, por lo que solicitó que se abra una investigación so­bre ese caso.

Sostuvo que el acoso está siendo disfrazado en una serie de investigacio­nes contra el personal bajo su mando, tanto de carre­ra como administrativo, y contra su persona por su­puestas irregularidades en el ejercicio de sus funcio­nes como fiscal titular.

Según Ramos, el ins­pector cuestiona su par­ticipación en una serie de programas de televisión, donde la invitan a hablar de su trabajo como fiscal del Distrito Nacional, sin la autorización de la Procu­raduría General de la Re­pública.

Indicó que el 25 de mayo pasado, con motivo de una reunión que sostendría con la directora de Persecución y la directora de Carrera, fue abordada por el Inspec­tor quien la «acusó falsa­mente» de hacer entrega de tickets de combustible a una supuesta periodista que ni ella conoce, así como a la ex encargada de pren­sa de la Fiscalía, Kenia Car­mona.

Además sostuvo que du­rante los días 8 y 9 del pre­sente mes, encontró varias llamadas perdidas a su ce­lular personal, desde diver­sos números telefónicos, to­dos desconocidos para ella, motivo por el cual no res­pondió a las mismas, debi­do la posición delicada en la que está actualmente co­mo Fiscal Titular del Distri­to Nacional y por motivos de su seguridad, en razón de los diversos procesos pe­nales que ha investigado.

Expresó que fue convo­cada por el Inspector por intermedio de la magistra­da Laura Vargas, para el día 10 de junio pasado a través de WhatsApp, para una “reunión” en el despacho de éste, donde supuesta­mente trataron temas con­cernientes a un caso impor­tante de la fiscalía, así como otros temas que “solo eran del dominio del magistrado Juan Medina”.

Empero, sostuvo que, una vez allí, se encontró con la sorpresa de que el inspector pretendía interro­garla en presencia de la tam­bién inspectora, Laura Var­gas, por una investigación de oficio por su participa­ción en diversos medios de comunicación y por el su­puesto mal manejo dado por ella a las informaciones respecto del caso “familia Rosario”.

Caso familia Rosario

Conforme con el inspector, la fiscal anunció a través de los medios de comuni­cación al imputado Johnny Portorreal, que estaba sien­do buscado para ser arres­tado, respondiendo ella que ciertamente ocurrió, pero, luego de dos meses de seguimiento por la Poli­cía Nacional bajo su super­visión.

“No era un secreto para el prófugo que estaba sien­do buscado por las autori­dades; de lo cual le anexé un informe de la Procura­dora Fiscal Investigadora Evelyn García”, acotó la fis­cal Ramos.

Además sostuvo que fue cuestionada en Inspecto­ría por su comentario en un programa radial ma­tutino sobre los puntos de drogas que aparecían en la aplicación “Google Maps”, información que asegura fue ofre­cida previamente por la DNCD y no por ella, corro­borado por el programa semanal “Nu­ria”, transmitido el pasado sábado 12 de junio de los corrientes, que puede ser consultado en la platafor­ma de YouTube.

Igualmente, por supues­tamente haber incurrido en faltas al enviar a los me­dios de comunicación notas de prensa «sin previamen­te comunicarnos a la direc­ción de comunicaciones de la Procuraduría General de la República» y que por ello po­día “ser destituida». La fiscal del Distrito señala que eso es totalmen­te falso, «ya que yo nunca ha enviado una nota de pren­sa a ningún medio de co­municación, ni siquiera a la Dirección de Prensa de la Procuraduría General de la República.

“Como puede ver, Honorable Magistra­da, todo gira en torno a mi reciente participación en diversos medios de comu­nicación, coartando mi li­bertad de expresión y vul­nerando la independencia el Ministerio Público que tanta sangre, sudor y lágri­mas nos ha costado a los fiscales de carrera”, adujo.

Investigación

La fiscal manifestó que el 18 de ju­nio pasado acudió a pre­sentarse en compañía de su abogado a la cita pautada, y en la cual se les reiteró, que estaba siendo investigada de oficio por los hechos an­tes descritos, por lo que su abogado solicitó que se le entregara el pliego de car­gos por los que estaba sien­do investigada, así como los elementos de pruebas, a lo que se habría negado de forma ro­tunda el Inspector, «en fran­ca violación a lo dispuesto por la Ley orgánica que rige nuestra institución y el de­bido proceso de ley».

Señaló que dado este pa­norama, su abogado soli­citó un plazo, el cual le fue otorgado y se dispuso una nueva fecha para la entre­vista que se le realizará el 2 de julio de los corrientes.

“Es evidente, Honorable Magistrada, que el Inspector General del Ministerio Públi­co, Juan Medina de los San­tos, Procurador General Ad­junto, está haciendo un uso indebido, ilegal e irracional de su cargo para hostigarme y acosarme así como al per­sonal de la Fiscalía del Dis­trito Nacional, hasta el punto de llegar a amenazar a parte de mi personal con tomar re­taliación en su contra, si no acceden a proporcionarle in­formación sensitiva de la Fis­calía, que él pueda usar para abrirme un expediente disci­plinario tendente a mi desti­tución”, precisó.

Christian Jiménez condena el hecho

El columnista del Listín Diario, Christian Jiménez, en un artículo califica el hecho de «Inconcebible en una gestión de Miriam Germán». A continuación el artículo:

Simple mortal, pla­gado de debili­dades, quizás me hubiese visto ten­tado a ir legal­mente tras los pasos del des­preciable que ejecutó uno de los más monstruosos ata­ques a la dignidad de una persona.

Miriam Germán, desde su altura ética y profesional, construidas con sacrificios, privaciones, girones de piel no se podía permitir tal des­censo para perseguir a un asustadizo y empequeñeci­do Jean Alain Rodríguez, ya sin su traje de un todopode­roso Procurador General de la República.

De reportero de la fuen­te judicial, conocí a Mi­riam como ayudante fiscal y luego jueza, en un lento camino ascendente, preci­samente por sus posturas independientes y de fren­te a la corrupción y sobre todo por ser justa, sin im­portar los riesgos. Varias piedras en camino a la Su­prema Corte de Justicia en l997, para finalmente lle­gar en 2011 y ocupar la presidencia de la Cámara Penal.

Por eso, siempre he esta­do a su lado, y celebré rui­dosamente su designación como líder del ministerio público, al extremo de que mi colega y amigo Euri Ca­bral hace unos días me dijo estar seguro que yo labora­ba para la Procuraduría. Le aclaré que la información era falsa y probablemente mal intencionada.

Con este historial y una enorme capacidad de per­dón, es inconcebible que en una gestión de Germán en Procuraduría puedan asomar posibles atropellos y desconsideraciones con­tra servidores del nivel de un fiscal titular, como la del Distrito Nacional, Rosalba Ramos.

Ramos, egresada de la Escuela del Ministerio Pú­blico y con estudios espe­cializados en diversas disci­plinas “hizo centro” al pasar por los más variados depar­tamentos y áreas de traba­jo hasta asumir la Fiscalía de Santo Domingo Oeste y luego la Fiscalía del Distri­to Nacional, mediante con­curso.

El concurso fue cuestio­nado por fiscales partici­pantes y sectores de opi­nión y se alegó que tenía el apoyo de uno de los procu­radores más odiados de los últimos tiempos en el país: Jean Alain Rodríguez.

Además, Rosalba sus­tituiría a una de las fisca­les más populares y de alta valoración profesional, Ye­ni Berenice Reynoso, quien aspiraba a mantenerse en el cargo, luego de 7 años. Fue ascendida a Procurado­ra General de Corte de Ape­lación y en agosto último al asumir el presidente Luis Abinader fue designada Di­rectora General de Perse­cución, con un rol funda­mental en investigaciones, acusaciones y litigaciones de casos de corrupción.

La retaliación es peligro­sa arma de doble filo que no puede tener espacio en una gestión como la de Miriam Germán, que además re­quiere de todos los recursos humanos disponibles y no distraerse en asuntos me­nores.

No aspiraría a besos y abrazos con esos sedimen­tos presentes, pero debe ha­ber respeto a la labor juris­diccional y abandonar las escaramuzas en “investiga­ciones de oficio” de difícil sustentación.

El inspector general no es censor o preboste, sino un vigilante prudente, que no puede traspasar fronte­ras legales y dictar normas a priori.

La restricción a un fiscal titular para ir a programas de radio y televisión, salvo una “autorización” de la Di­rección de Comunicaciones es de las vainas más nefas­tas del reino de Jean Alain, que no puede existir en una gestión de Miriam Germán, garante histórica de liberta­des.

Los fiscales desde siem­pre han ejercido la liber­tad de opinión, con la pru­dencia que amerita cada caso, hasta que llegó el in­deseable Jean Alain a Pro­curaduría a concentrar la opinión y garantizar su proyección para absurdas aspiraciones.

¿Se puede alegar que uti­lizan “tiempo del horario de trabajo” para ir a progra­mas? Absurdo. Es parte del servicio el contacto con los medios de comunicación que son los intermediarios con los ciudadanos.

A Rosalba solo le queda un año.

(Tomados del Listín Diario)

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.