Anuncios

Distribución del ahorro petrolero

Las previsiones para el año que se inicia dependen de la oscilación del petróleo, el ahorro que genere y su distribución. En las “bombas” de gasolinas, el dominicano de a pie recibe el abaratamiento del crudo, en doce meses el WTI se redujo 44% y 25% el precio de la gasolina regular. La proporción no puede ser igual, lo explica la estructura del precio de la gasolina, el petróleo, como materia prima representa solo 38%, impuesto e intermediación participan con 42% y 20%, respectivamente.

Lo que está pendiente por definir es la distribución del ahorro en el subsector de la electricidad. Si compramos el petróleo a 70 dólares en lugar de 92.1 dólares como aparece en el Presupuesto General del Estado, se reducen la pérdida de CDEEE, el subsidio de RD$40,905 millones y el déficit fiscal de RD$73,882.6 millones.

El dominicano de a pie quiere beneficiarse del ahorro. Si la tarifa de electricidad se reduce por el monto en que disminuye la pérdida porque por varios factores, incluyendo la dependencia de combustible importado, es de la más alta de América Latina y el Caribe, sería equivalente a un aumento del ingreso disponible y el consumo del dominicano de a pie.

De ahí que la política correcta, por el impacto en el PIB, por ser justa y porque se espera, es reducir la tarifa, aunque ello implique mantener el programado nivel de transferencia del Gobierno, el déficit fiscal y que sea menor la acumulación de reservas internacionales del Banco Central, debido al aumento de las importaciones totales.

Para minimizar las pérdidas la gerencia de la CDEEE puede y debe hacer más. Por ejemplo, como dominante es la generación electricidad a base de derivados del petróleo, debe sacar mayor provecho a la caída del crudo comprando a futuro, con operaciones largas como hablan expertos, en lugar de comprar a precio de mercado como acostumbra.

Es inaceptable que continúe apegada a la tradición de hacer “compras spot” o de necesidad. No tiene sentido que pudiendo comprar a menor precio para minimizar costos, reducir la tarifa eléctrica, el subsidio del Gobierno y maximizar el ahorro de divisas al país, lo haga a mayor precio, haciendo compras “spot”. Por ejemplo el viernes, pagando una prima pudo comprar a futuro el barril de WTI (o su equivalente en gasoil o fuel oil) por debajo de la cotización “spot” de 52.63 dólares.

Algunos expertos plantean que el petróleo tenderá a estabilizarse alrededor de 60 dólares el barril, otros que la caída es coyuntural, aconsejando cuidarse y no fijar expectativas muy altas, porque se trata de un golpe de suerte, incertidumbre que se debe a las proyecciones, que rápidamente se muestran desfasadas.

Como dos tercios de las operaciones se realizan a futuro en el mercado mundial de petróleo, con ganancias y pérdidas para especuladores, es recomendable que la CDEEE se decida ya a jugar en ese mercado, pero a lo seguro, pagando una prima que la proteja de baja en el precio con respecto al del contrato. Para “asechar” las mejores cotizaciones y cerrar contratos de compra, responsabilizar a un equipo de profesionales con la obligación de reportar resultados cada tres meses. No puede dejar pasar el momento.

Anuncios
Avatar

ARTURO MARTÍNEZ MOYA

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.