Anuncios

Covid-19 y Luis Abinader: ¿Falso o verdadero?

Por Leonel Concha Junior

En momentos que su campaña sufre una arremetida, en la que sus adversarios políticos pretenden crear la percepción de que el Partido Revolucionario Moderno (PRM) está permeado por el narcotráfico, Luis Abinader sorprende la noche de este miércoles anunciando que está contagiado del Coronavirus.

Pese a las muestras de solidaridad con Abinader, hubo quienes tomaron la noticia como un ardid o recurso de última hora para relanzar las posibilidades del PRM a fin de  ganar las elecciones del 5 de julio.

Aunque no hay que dudar de que Abinader esté contagiado, a pesar de que en todo acto político que realiza, como lo atestiguan las imágenes, se le ve con cerrada mascarilla y guardando la distancia, se espera que el candidato del PRM brinde los resultados médicos de sus análisis con por lo menos el aval de un organismo de salud oficial.

Esto pondría a un lado cualquier duda y sepultaría cualquier sospecha en torno al verdadero estado de salud del candidato del PRM.

El PRM ha visto menguar su posición de favorito para alzarse con la victoria en los comicios, luego del impulso que ha tomado el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gonzalo Castillo, quien ha aprovechado el periodo de cuarentena por el Covid-19 para desarrollar una campaña basada en el auxilio y la solidaridad con los sectores necesitados.

Gonzalo, a quien se cuestiona su capacidad  discursiva, ha demostrado sin embargo ser un político pragmático, que toma el toro por los cuernos y resuelve problemas tal como lo hizo durante su gestión en el Ministerio de Obras Públicas donde dejó su impronta de buen funcionario.

Los vuelos humanitarios, repatriando dominicanos varados allende los mares, los operativos de higienización en los barrios, entrega de mascarillas, alimentos, gas propano a las amas de casa, restauración y construcción de viviendas a personas pobres, así como la solución de casos de salud, han reposicionado a Gonzalo Castillo cuya campaña, de acuerdo a las voces contrarias: No prendía.

El ambiente de triunfalismo y de victoria que se respiraba en los entornos del PRM se ha reducido a partir de los resultados de la encuesta Mark Penn/Stagwell, de Bernado Vega, que arrojaron sólo dos puntos de distancia entre Abinader y Gonzalo como los favoritos para disputarse la presidencia de la República. Abinader tiene un 39% y Gonzalo un 37%, según el estudio de mercado.

Los resultados han sido blanco del fuego graneado de la oposición tratando de restarle veracidad. La encuesta tiene a su favor el hecho de que es la misma firma que con sus resultados dio ganadores a los actuales alcaldes del PRM, Carolina Mejía y Manuel Jiménez , en el Distrito Nacional y Santo Domingo Este, respectivamente.

A medida que se cumple la cuenta regresiva para los comicios del 5 de julio, la oposición echa manos del tema más delicado y peligroso en cuanto a la delincuencia mundial: El narcotráfico.

La detención de Yamil Abreu Navarro, connotado dirigente del PRM en Azua, acusado de encabezar una red del Cartel mexicano de Sinaloa, dirigido por los hijos del Chapo Guzmán, encendió las alarmas en ese partido.

Otro caso que la oposición le enrostra al PRM, a través de las Redes Sociales, es el caso del empresario disquero dominicano Franklin Romero, vinculado a una red colombiana de distribución de drogas. Romero ha tomado parte activa en la campaña presidencial del PRM.

Tanto Abreu Navarro como Romero, figuran en fotografías e imágenes con prominentes líderes del PRM pero de ningún modo puede colegirse la existencia de vinculaciones de tipo delincuencial. Grandes líderes mundiales y locales han sido fotografiados con miembros del narco que se las ingenian para lavar su imagen.

Las próximas horas serán decisivas para definir si el Coronavirus que afecta al candidato del PRM es el resultado de una reciente prueba falsa o verdadera.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.