Anuncios
Montañas deforestadas en Haití.

Medio ambiente y ordenamiento del territorio: Modelo de una relación necesaria

 

Por Otto Cordero

La ordenación del territorio es un instrumento es esencial en las sociedades modernas para establecer de manera consciente el modelo de desarrollo al que aspira la sociedad.

El carácter transversal de los problemas ambientales se manifiesta con especial importancia en el condicionamiento de la ordenación del  suelo mediante medidas de conservación de la naturaleza. La complejidad de la cuestión se pone de manifiesto en la relación de mecanismos jurídicos dispares, como los estrictamente ambientales, los territoriales, y los urbanísticos, al servicio de fines comunes, el aprovechamiento racional del territorio, como soporte físico de todas las actividades humanas, y de cuya sostenibilidad depende la conservación del suelo como recurso natural.

Todo lo anterior implica especialmente armonizar las exigencias sociales y económicas del desarrollo con las funciones ecológicas y culturales del territorio, y contribuir de esta forma a un desarrollo territorial sostenible y equilibrado a gran escala.

A este respecto, han de armonizarse los objetivos de desarrollo, de equilibrio y de conservación. Una política centrada unilateralmente en el equilibrio de los ya desarrollados territorios,  provocaría el debilitamiento de las regiones económicamente más fuertes, además de aumentar simultáneamente la dependencia de las regiones más atrasadas.  Una insistencia excesiva en la protección o la  conservación de las estructuras territoriales aumentaría a su vez riesgo de estancamiento porque las tendencias modernizadoras podrían verse frenadas.

Solo mediante la combinación de los objetivos de desarrollo, equilibrio y conservación, junto con su ponderación según las diferentes situaciones territoriales, será posible conseguir un desarrollo equilibrado y sostenible de la República Dominicana.

Desde milenios, una de las tendencias importantes con influencias sobre el desarrollo territorial de todo espacio, se refiere al medio ambiente. Ponderar un enfoque más respetuoso de la gestión de los recursos naturales, así como ía protección de elementos naturales (aire, agua, suelo, bosques, biodiversidad, etc,) contra el deterioro y la contaminación constituyen objetivos importantes que no pueden ser logrados sino por una cooperación de dimensión tanto nacional, regional, municipal y local, y quizás mundial. Una ordenación del territorio moderna, eficaz y respetuosa de los recursos naturales y el medio ambiente puede representar una aportación importantes de estos objetivos.

Los resultados de investigaciones en el último siglo, han dado testimonio de la desaparición de la biodiversidad en todos los ambientes, y para el caso de nuestra nación, no es una excepcion. Las urbanizaciones, la tendencia hacia una agricultura intensiva, la deforestación, el turismo incontrolado (por ejemplo, en las zonas costera) y los proyectos de infraestructuras perjudiciales para el medio ambiente han contribuido a la desaparición de biótopos como consecuencia de la destrucción, la modificación o la fragmentación de los ecosistemas.

Se precisa, y es el momento más idóneo, cuando actualmente se debaten en nuestro Congreso Nacional, la existencia de comisiones en el que se analizan leyes (, Ley General de Agua, Regiones Únicas de Planificación),  reglamentos, diagnósticos, planes y estrategias, pero sin primero tener una Ley Marco de Ordenamiento Territorial que oriente las directrices, seria imposible el logro de los objetivos a que se enfrenta la ordenación y zonificación territorial.

La ordenación del territorio en la República Dominicana, y los instrumentos de planificación que la desarrollen, deberán incorporar criterios de sostenibilidad en la gestión de los recursos naturales y en la distribución de los usos del suelo según su capacidad de acogida.

En el camino hacia un nuevo orden territorial duradero y sostenible (no necesariamente _inmortal_ ), de éxitos para sus protagonistas y la sociedad, e instrumento real de los grandes objetivos globales de desarrollo, equilibrio ambiental, hacen falta más esfuerzos y contribuciones teóricas y prácticas como las que nos ocupan. El carácter transversal de los problemas ambientales se manifiesta con especial importancia en el condicionamiento de la ordenación física del suelo y las medidas de conservación de la naturaleza.

*El autor es geógrafo. Máster en Gestión y Planificación Territorial. Máster en Manejo Integrado de Ecosistemas Costeros y Marinos. MBA Gestión Turismo Sostenible.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.