Anuncios

La oposición en el segundo año del gobierno

Por Juan López

Por principios políticos y vocación de poder,  los partidos de oposición en la R. Dominicana, en especial el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y Fuerza del Pueblo (FP), están compelidos a introducir cambios en sus respectivos accionar, asumiendo una actitud proactiva, crítica y diferenciadora de las políticas y ejecutorias que, a partir de este segundo año, implementará el gobierno del PRM-Abinader.

La oposición política mantuvo una actitud de colaboración y observación pasiva durante el primer año de gestión del gobierno del PRM-Abinader,  lo que se explica por la parálisis postelectoral del activismo político y por los efectos de  la pandemia del coronavirus. También porque el PLD y la FP dedicaron parte de ese tiempo a importantes cuestiones  internas: Realización del IX Congreso del PLD y del congreso constitutivo de la FP.

Similar actitud asumieron las organizaciones de la sociedad civil, la clase media urbana y los sectores populares, lo cual facilitó que el gobierno del PRM-Abinader navegara sin contratiempo,  en su primer año de gestión.

El presidente Abinader  prometió,  en siete diferentes ocasiones,  que invitaría a la oposición a participar en un diálogo para concertar la unidad nacional a los fines de enfrentar la crisis sanitaria, económica y social que afectaba al país.

Sin realizar una sola acción concreta en procura del diálogo y la unidad nacional, fue el pasado 18 de agosto, que se hizo la invitación a los partidos con representantes en el Congreso Nacional (PLD, FP, PRD, AP, FA, PRSC y PQDC), a representantes de la sociedad civil y del empresariado  a participar en el proceso para abordar 12 diferentes reformas, a través del Consejo Económico y Social (CES), lo cual empezará el 30 de agosto en curso.

Por lógica de la política y las características de la actual coyuntura nacional, los partidos de oposición están compelidos a participar en dicho diálogo y, mediante sus representantes, asumir una actitud activa y transparente ante cada una de las 12 reformas, muy en particular en las dos que  son de mayor interés del gobierno y con más probabilidades de afectar la paz social y calidad de vida del pueblo dominicano.

Obviamente, nos referimos a los propósitos gubernamentales de reformar la vigente Constitución de la República para, supuestamente, blindar la independencia del Ministerio Público y  realizar una reforma fiscal  para aumentar la presión tributaria e incrementar los ingresos del Estado.

Para esas dos reformas, que son las de mayor interés del presidente Abinader, la oposición política tiene que agudizar al máximo su olfato político;  con firmeza y cautela defender los mejores intereses del pueblo porque, importantes franjas de la clase media  y de los sectores populares estarán vigilantes ante actitudes blandengues  y espurios conciliábulos.

Al margen de dicho diálogo y a partir de este segundo año, el PLD y la FP, que se disputan el liderazgo de la oposición, necesitan imprimir mayor dinamismo y mejorar la puntería en sus críticas en las áreas económicas, agrícolas, industriales, sociales, educativas y sanitarias que, con displicencias, improvisaciones y malas prácticas está realizando el gobierno del PRM-Abinader, lo cual  atenta contra los mejores intereses del pueblo dominicano.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.