Anuncios
El líder norcoreano Kim Jong Un (C) visitando la provincia de Hamgyong-namdo después de que el tifón Maysak azotara la región.

Crítica situación en Corea del Norte impulsa la salida de diplomáticos

SEÚL.- Los diplomáticos rusos que huyen de Corea del Norte han descrito una aguda escasez de medicamentos y otros bienes básicos en el país, lo que indica una crisis alimentada por uno de los regímenes de cuarentena más estrictos del mundo en medio del impacto de la pandemia del coronavirus.

En una carta publicada, los empleados de la embajada rusa en Pyongyang describieron una “salida colectiva” del personal diplomático extranjero que predijeron que “lamentablemente no sería la última” debido a las insoportables condiciones en la capital norcoreana, reportó el diario The Guardian.

Rusia tiene uno de los equipos diplomáticos extranjeros más grandes en Corea del Norte, pero el personal ha comenzado a irse debido a la escasez y problemas para obtener medicamentos clave. “Apenas quedaban diplomáticos” en Pyongyang, decía la carta de la embajada, contando la presencia internacional total en Corea del Norte en 290 personas. Todos menos tres trabajadores humanitarios extranjeros habían evacuado el país hasta diciembre del año pasado, según informes, y la semana pasada la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dijo que no quedaban miembros del personal internacional en el país.

En febrero, los diplomáticos rusos y sus familiares se vieron obligados a cruzar la frontera después de pasar más de 30 horas a bordo de un tren desde Pyongyang al límite.

Zonas afectadas por eventos climáticos afectan gravemente la producción agrícola en Corea del Norte, lo que contribuye a la falta de producción de alimentos y aumento de la hambruna

De hecho, las fronteras de Corea del Norte han estado cerradas desde enero en lo que probablemente sea la cuarentena por Covid-19 más severa del mundo. Los analistas dicen que las medidas le han permitido al gobierno aumentar su control sobre la vida diaria a niveles similares a los años de hambruna de la década de 1990.

Si bien se ha filtrado poca información del país, ha habido indicios de escasez de alimentos y una crisis cada vez más profunda. Seis guardias fronterizos norcoreanos desertaron a China la semana pasada después de describir “hambre y fatiga”. Si bien las deserciones ocurren con regularidad, es inusual que un grupo tan grande cruce la frontera a la vez.

En un informe de marzo, una investigadora principal de Human Rights Watch sobre Corea del Norte dijo que el año pasado le habían informado sobre la escasez de alimentos, jabón, pasta de dientes y pilas.

El comercio de Corea del Norte con China ha caído alrededor del 80%, y las importaciones de alimentos y medicamentos cayeron casi a cero el año pasado, ya que el gobierno afirmó que el comercio, junto con el “polvo amarillo” que sopla sobre la frontera de China, podría provocar la propagación de coronavirus.

Oficialmente, Corea del Norte no ha informado de casos de coronavirus en el país, lo que acredita estrictas restricciones de viaje e instalaciones de cuarentena. Pero los analistas creen que puede haber habido brotes en el ejército y en ciudades fronterizas en las que luego el gobierno anunció cuarentena. Corea del Norte habría comenzado a desarrollar su propia vacuna contra el coronavirus utilizando datos que hackeó de científicos extranjeros.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
Anuncios