Anuncios

Tokio: Tiene una medalla de plata, pero pide perdón por «este vergonzoso resultado»

TOKIO — Kenichiro Fumita lloraba tanto y tan fuerte que apenas podía articular sus palabras.

“Quería demostrar mi gratitud a las personas preocupadas y a los voluntarios que están haciendo que los Juegos Olímpicos funcionen en estos momentos difíciles”, dijo Fumita, luchador grecorromano, entre sollozos, tras terminar su último combate de esta semana.

“Acabé con este vergonzoso resultado”, dijo, moviendo la cabeza y viéndose miserable. “De verdad lo siento”.

Fumita, de 25 años, acababa de ganar una medalla de plata.

En lo que se ha convertido en una imagen familiar —y, a veces, dolorosa— durante los Juegos Olímpicos de Tokio, muchos atletas japoneses han llorado en las entrevistas tras las competencias, disculpándose por cualquier resultado que no sea el oro. Incluso algunos que habían ganado una medalla, como Fumita, se lamentaban de haber defraudado a su equipo, a sus seguidores e incluso a su país.

Después de que el equipo de judo de Japón consiguió la medalla de plata, al perder ante Francia, Shoichiro Mukai, de 25 años, también se disculpó. “Quería aguantar un poco más”, dijo. “Y lo siento mucho por todos los miembros del equipo”.

Pedir disculpas por ser el segundo mejor del mundo parecería reflejar una métrica de éxito absurdamente implacable. Pero para estos atletas que compiten en su país de origen, las muestras de arrepentimiento cargadas de emoción —que a menudo siguen a preguntas puntuales de los medios de comunicación japoneses— pueden representar una intrincada mezcla de arrepentimiento, gratitud, obligación y humildad.

“Si no te disculpas por haber conseguido solo la plata, es posible que te critiquen”, afirma Takuya Yamazaki, un abogado especializado en deportes que representa a los sindicatos de jugadores en Japón.

Desde muy jóvenes, los atletas japoneses “no se supone que piensen que hacen deporte por sí mismos”, dijo Yamazaki. “Especialmente en la infancia, hay expectativas de los adultos, los profesores, los padres u otras personas mayores. Así que es una especie de mentalidad muy arraigada”.

Las expectativas depositadas en los atletas se han visto agravadas por la pandemia de coronavirus, que hizo que los Juegos Olímpicos fueran muy impopulares entre el público japonés antes de que comenzaran los eventos. Es posible que muchos se sientan más presionados de lo habitual para entregar medallas que justifiquen la celebración de los Juegos, mientras aumenta la ansiedad por el aumento de los casos de coronavirus en Japón. Los atletas que no lo han conseguido han expresado su arrepentimiento.

“Estoy muy enojado conmigo mismo”, dijo Kai Harada, un escalador deportivo, enjugándose enérgicamente los ojos durante una entrevista tras no haber llegado a la final. Takeru Kitazono, un gimnasta que terminó de sexto en la barra horizontal, luchó contra las lágrimas al hablar de sus seguidores. “Quería demostrar mi gratitud con mi actuación”, dijo. “Pero no pude”.

Naomi Osaka, en una declaración tras ser eliminada en la tercera ronda de tenis individual femenino, dijo que estaba orgullosa de representar a Japón, pero añadió: “Siento no haber podido responder a las expectativas de la gente”.

En algunos aspectos, estos atletas han ofrecido una forma extrema de las disculpas que forman parte de los modales sociales cotidianos en la cultura japonesa.

Al entrar en la casa de alguien, un visitante literalmente pide perdón. Los trabajadores que se van de vacaciones se disculpan por sobrecargar de trabajo a sus colegas, mientras que los conductores expresan su profundo pesar si un tren llega un minuto tarde, o incluso unos segundos antes. Por lo general, estas disculpas son una cuestión de convención más que una declaración de responsabilidad.

A veces, los mea culpa son palabras huecas. Los jefes de las empresas y los políticos se inclinan con frecuencia ante las cámaras de los noticieros para disculparse por algún escándalo empresarial o fechoría política. En la mayoría de los casos, las consecuencias son escasas.

El expresidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio, Yoshiro Mori, intentó utilizar este tipo de disculpas para evitar dimitir tras hacer comentarios sexistas. Pero una ruidosa campaña en redes sociales ayudó a deponerlo.

Las personas que estudian la cultura japonesa dicen que las disculpas de los deportistas, incluso ante la victoria, provienen de un instinto que se cultiva desde la infancia.

“Los estadounidenses son muy buenos para encontrar razones por las que eres grandioso, incluso si fracasas”, dijo Shinobu Kitayama, psicólogo social de la Universidad de Michigan. Pero en Japón, dijo, “aunque tengas éxito, tienes que disculparte”.

También es probable que las disculpas se reconozcan como expresiones tácitas de gratitud, dijo Joy Hendry, antropóloga y autora de Understanding Japanese Society. “Creo que sienten que deben disculparse por no haber logrado lo que querían” ni cumplir con las metas de quienes los entrenaron o apoyaron económicamente, dijo Hendry.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
Anuncios