Anuncios

Los países donde nace la gente más bella

Admito que, por supuesto sentí curiosidad por hacer clic en el estudio que anunciaba determinar en qué país nacían las personas más bellas. Quería saber si se había hecho un análisis genético, y cuáles eran los criterios de medición de la belleza, como la simetría, la diversidad en las facciones. Me habría encantado que existiese un respaldo científico que finalmente equilibrara el tema de los parámetros inalcanzables de belleza que impone la sociedad actual…

Pero no. El estudio calculó la historia de los países en concursos de belleza y según la cantidad de ganadoras, arrojó la lista de países y ciudades donde nacían las personas más hermosas.

El responsable de esta revisión es el portal británico Money, donde se examinaron a más de 500 ganadores de concursos y compararon los lugares de nacimiento. Cabe mencionar que los concursos que cuantificaron fueron Miss Universo, Miss Mundo, e incluso Mr Gay World, entre otros, quizás con el ánimo de que sus estadísticas fuesen lo más diversas posibles, aunque todos sabemos que la mayoría de los concursos de belleza que existen evalúan la belleza femenina… pero ese es otro tema. Por ahora.

Los resultados, por número de participantes ganadoras, arrojaron que Estados Unidos es el país con personas más bellas, con 61 participantes coronadas; Venezuela está en el segundo puesto con 35; luego Brasil con 26; Reino Unido cuenta 25; Filipinas tiene 23; mientras que Australia, Colombia y Tailandia tienen 19 cada uno; y Sudáfrica y España coinciden con 18.

Con relación a las ciudades, Caracas está en el primer lugar; Bangkok en el segundo; y les sigue en orden Sídney, Turku, Maracaibo, Manila y San Juan de Puerto Rico. La lista de lugares continúa con estados, y vuelve a los países para determinar el más bello en cuanto a la comunidad LGBTQ+, en la cual Estados Unidos conserva su primer lugar.

Satisfecha la curiosidad y desilusionada con los criterios elegidos, debo confesar que me resulta sorprendente que actualmente sigan siendo estos los valores que se adjudican a las personas de un país. Con esta evaluación, simplemente, se está definiendo un lugar por el aspecto de mujeres que participan en certámenes, número que ni de lejos refleja a toda su población.

Y esto me llevó a consultar a la psicólogo y experta en imagen corporal María Teresa Valeropara determinar si este tipo de evaluaciones podrían afectar en la salud y desenvolvimiento de las personas y la respuesta, lamentablemente es que sí. Y cómo no, si se insiste en destacar como el atributo más importante de un gentilicio su apariencia, la cual, en general, no responde a los parámetros de los concursos de belleza.

«Claro que afecta la salud mental de las personas y específicamente de las mujeres, ya que por lo general la que se evalúa es la belleza femenina. Con esto se fomenta la creencia y el estereotipo de que lo más importante que tienen las mujeres y lo que tienen que aportarle al mundo es su belleza», afirma Valero.

«Por supuesto que esto puede despertar insatisfacción corporal, baja autoestima, comparaciones. No solo se insiste en los estándares, sino que activan la competitividad entre mujeres. Esto, además, conlleva a desarrollar trastornos de conducta alimentaria, volvernos un poco adictas las cirugías estéticas y otros tratamientos para alcanzar los parámetros de los concursos».

Para la experta, esto va mucho más allá del mero entretenimiento, sino que el interés es seguir perpetuando un sistema que se beneficia y se hace millonario gracias a las inseguridades de las mujeres, y de las personas en general, quienes harán más cirugías, comprarán más productos, y se harán más tratamientos para encajar en lo que el mundo considera como bello, y en consecuencia, exitoso.

Si no entramos dentro de la caja que se impone como correcta, apreciada y aplaudida, es lógico que nos sentiremos insatisfechas. «Hay un factor importante adicional y es el que se refiere a quién evalúa la belleza en estos certámenes. Probablemente es gente con criterios eurocentristas, con índoles racistas, gordofóbicas, que valoran más la altura, la juventud, entre otras, invalidando la existencia de la diversidad racial y corporal. Esta homogenización es algo insólito que siga existiendo hoy en día. ¿Qué representación de un país puede haber bajo esos criterios? El mensaje es que hay una sola forma de ser bello o bella, pero el problema no es ese, sino que se sigue creyendo que la belleza es lo más importante que tenemos para ofrecer al mundo».

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.