Anuncios
Seguidores de Biden celebran en las calles.

Biden derrota a Trump en las elecciones de Estados Unidos

Estados Unidos ha cambiado el paso y puesto punto y final a la era Trump. El demócrata Joe Biden ha derrotado al republicano en las elecciones presidenciales tras un escrutinio agónico, que comenzó el martes por la noche y dura ya cuatro días. Una marea de votos, con especial fuerza de las mujeres, los jóvenes y las minorías, ha decidido expulsar de la Casa Blanca al magnate neoyorquino que llevó el populismo más agresivo, rayando en lo xenófobo, al centro del poder. La victoria de Biden, un político moderado de 77 años, se enfrenta a un Donald Trump declarado en rebeldía, que ha decidido llevar a los tribunales el resultado agitando infundadas acusaciones de fraude.

Biden será presidente después de las elecciones más insólitas y trascendentales de la historia reciente, marcadas por la pandemia y por una ola de participación que no se había visto en 120 años. La última actualización del conteo en Pensilvania este sábado por la mañana (hora de Washington) certificó a Biden ganador de ese territorio clave y, con él, vencedor de los comicios. Había sobrepasado los 270 votos electorales requeridos para conquistar la Casa Blanca y Trump se acababa de convertir en el primer mandatario de los últimos 25 años que pierde una reelección (después de George Bush padre, en 1992), el tercero en sufrir semejante derrota desde la Segunda Guerra Mundial (Jimmy Carter en 1980 y Gerald Ford en 1972).

En cuanto los grandes medios de comunicación certificaron la victoria, cerca de las 11 y media de la mañana (hora de Washington), las calles de las grandes ciudades estallaron de alegría y el centro de la capital, una urbe rabiosamente demócrata, se convirtió en un mar de bocinas de automóvil, en grito un interminable. La rabia de las urbes progresistas, de los afroamericanos y de las mujeres había inundado las urnas y, luego, llevó la euforia a las calzadas. Kamala Harris, de padre jamaicano y madre india, será la primera mujer vicepresidenta de la historia de EE UU. Se acaba de romper una barrera.

El vicepresidente de la era Obama ha logrado una victoria rotunda. Ha obtenido cuatro millones más de votos populares que Trump, ha recuperado los tres Estados clave del cinturón industrial que sentenciaron a Hillary Clinton en 2016 por muy poco (Michigan, Wisconsin y Pensilvania), conservado todos los territorios que esta ganó y acaricia, además, la conquista de feudos republicanos como Arizona y Georgia, que no escogían a un presidente demócrata desde los años 90.

“Seré el presidente de todos los estadounidenses, independientemente de que me hayan votado o no”, prometió Biden nada más confirmarse el resultado. Vienen, sin embargo, horas muy difíciles. Trump se arroga la elección y ha preparado toda una artillería judicial para contestar el escrutinio, llevando el caso al Supremo si es necesario, cuestionando el rigor del proceso y el conteo de los votos anticipados. “Los votos legales deciden quién es el presidente, no los medios”, dijo el presidente en un comunicado. Horas antes, en su cuenta de Twitter, escribió en mayúsculas y signos de exclamación: “He ganado estas elecciones por mucho”. Mientras, Biden recibía las felicitaciones de algunos republicanos como el senador Mitt Romney o el ex precandidato presidencial Jeb Bush.

La derrota de Trump significa un repudio a una era turbulenta y transmite un poderoso mensaje al resto del mundo, donde otros movimientos populistas han empezado a sufrir desgaste. Con todo, no se traduce en el fin de las ideas y sentimientos que lo auparon, ni implica que la brecha social y cultural que parte al país esté camino de cerrarse. Las manifestaciones durante el escrutinio de los votos, que han incluido a trumpistas armados con fusiles, dan cuenta de la alta tensión vivida. Las victorias en algunos territorios cruciales, han sido muy estrechas. Lo que sí refleja el resultado es que la unión de los votantes demócratas es más numerosa y representativa de lo que es Estados Unidos que la derecha blanca a la que ha apelado el republicano durante los últimos cuatro años.

A Biden no lo ha encumbrado el entusiasmo ni el carisma, sino una colosal ola de rechazo a Trump. Esta comenzó a edificarse con aquella primera Marcha de las Mujeres, el día siguiente de su toma de posesión, en Washington; con las manifestaciones por el clima o con las protestas de los jóvenes contra las armas. En las elecciones legislativas de noviembre de 2018 se cristalizó con la mayor victoria demócrata desde el Watergate, y este verano, con la dura respuesta del mandatario a las movilizaciones contra el racismo, subió de revoluciones. La errática gestión de la pandemia acabó de espolear a los votantes, que el pasado martes cortaron el paso a un segundo mandato del republicano.

Los resultados de Trump, por otra parte, dan cuenta de la capacidad de movilización que el magnate tiene entre las bases republicanas. En medio de una grave crisis económica y sanitaria, y tras cuatro años de polémicas, con impeachment mediante, el presidente ha obtenido siete millones de votos más que en 2016. El éxito del republicano no es una carambola, no es una casualidad, Trump no es el empresario ajeno a la política que quiere representar, en un candidato con un buen olfato político. Pero no ha bastado para frenar el empuje demócrata.

Biden, de perfil centrista y casi octogenario, es, con sus 74,4 millones, el candidato con más votos de la historia de Estados Unidos. Estas cifras colosales se deben a la respuesta masiva de los estadounidenses.

El exvicepresidente parecía hace un año una apuesta contraria a los tiempos, ajena a la savia nueva del Partido Demócrata, lejana de los pujantes discursos del ala izquierda de la formación y sin el ímpetu suficiente para hacer frente a un tigre político como Trump. Su figura, sin embargo, es la que más consensos generó entre las diferentes sensibilidades; su estabilidad, su moderación y sus irresistibles dosis de empatía lo convirtieron en ese nombre en torno al que cerrar filas. En unas primarias con más de 20 aspirantes, se erigió en ganador.

Biden es descendiente de una familia irlandesa trabajadora, hijo de un vendedor de coches Chevrolet de Delaware, un pequeño Estado a una hora y media de la ciudad de Washington. Nació en 1942 en Scranton, una ciudad minera de Pensilvania, pero su padre perdió el trabajo y, cuando apenas tenía 10 años, se mudaron. En Delaware estudió Derecho y también allí comenzó una carrera política prometedora y precoz. Fue elegido senador por primera vez en 1972, a los 29 años, y lanzó su primera carrera por la Casa Blanca en 1987 con un desenlace para olvidar: se retiró de las primarias entre acusaciones de plagio. En las de 2008, frente a Barack Obama y Hillary Clinton, también se apeó pronto, sin opciones, pero el joven Obama le escogió como número dos y fue vicepresidente ocho años.

Su vida está marcada tanto por la ambición como por la tragedia. Al cumplir los 30, recién elegido senador, perdió a su primera esposa y su hija de un año en un accidente de tráfico. En 2015 murió por cáncer otro de sus hijos, Beau, una estrella ascendente del Partido Demócrata que siempre le animó a seguir.

Ahora ha culminado la promesa que le hizo a Beau y el sueño que empezó a acariciar hace medio siglo. Cuando jure el cargo tendrá 78 años y será el presidente con más edad en llegar al Despacho Oval. Todo indica que cumplirá un solo mandato. Durante la campaña, para aplacar recelos sobre su edad, su entorno indicó que no se presentaría a la reelección, lo cual dirige el foco hacia su compañera electoral, la futura vicepresidenta, Kamala Harris.

La senadora de California, de 56 años, es ya una más que potencial aspirante a relevar a Biden en 2024. El ascenso del número dos de Obama al despacho más poderoso del mundo no ha dejado resuelto el relevo generacional del partido, asignatura pendiente para la siguiente elección. Harris, una exfiscal negra, de padre jamaicano y madre india, ya fue una de las aspirantes de las primarias demócratas de este año.

Pero faltan cuatro años muy complicados. El futuro presidente afronta el reto de sacar al país de una grave crisis económica y sanitaria que nadie veía venir hace tan solo un año, y deberá hacerlo en medio de una grave fractura política y social. Los estadounidenses están más divididos que hace cuatro años en asuntos como la raza, el género o las armas y la campaña se ha desarrollado de forma especialmente bronca. El Congreso sigue dividido, con los resultados disponibles no parece que los demócratas vayan a recuperar el Senado y el mandato se arriesga a un posible bloqueo legislativo si no hay manera de que los dos partidos colaboren.

El desgarro con el que se ha desarrollado el propio proceso electoral empeora las cosas. Trump ya ha advertido de que impugnará la derrota. Es el hombre que usa “perdedor” como insulto más recurrente y suele hablar de “ganar” para referirse al progreso y desarrollo de Estados Unidos. El martes electoral, mientras los estadounidenses votaban, se expresó con franqueza ante un grupo de periodistas en la sede del Comité Republicano de Virginia: “Ganar siempre es fácil; perder, no. No para mí”, dijo.

Anuncios
Avatar

El Motín

Agregar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anuncios
Anuncios