Anuncios
El Motín

De Niro, desquiciado a la salida del juzgado, ataca a su chófer: “¿Dónde estás? ¡No estás enfrente!”

El Mundo

Robert De Niro está nervioso. No ha entrado con buen pie en 2019 después de divorciarse de la que ha sido su esposa durante más de 20 años, Grace Hightower, en noviembre del año pasado. Ambos se enfrentan a un proceso judicial por la custodia de su hija (Helen Grace, de siete años) y, por lo que parece, de momento la causa no está yendo como al veterano actor le gustaría.

Muestra de ello fue su comportamiento el pasado jueves a la salida de un juzgado de Manhattan. Tras haber estado reunido toda la mañana con su ex mujer, y con abogados de por medio, descubrió al salir a la calle que su chófer no estaba. El conductor se había confundido de punto de encuentro, dejando a De Nirovendido ante los periodistas que habían acudido a cubrir la información. En ese momento, el protagonista de Taxi Driver o Toro Salvaje explotó.

El portal Page Six habla de “pérdida de papeles”, subiendo el tono más de lo debido mientras buscaba “frenéticamente” su coche ante el asombro de todos los presentes. Éste se intentó cubrir la cara con periódicos mientras gritaba, algo que no impidió que escucharan su conversación. “¿Dónde estás? ¡No estás enfrente! ¡No estás donde nos dejaste, si estuvieras verías a todos los fotógrafos aquí!”, espetó un irritado De Niro. El abogado de la estrella, al ver el show que estaba montando, le aconsejó entrar de nuevo a los tribunales para esperar dentro al vehículo, algo que encendió aún más al intérprete. “¡Esto es ridículo!”, clamó antes de entrar de nuevo en el edificio.

Mientras muchos curiosos pudieron tomar fotos de cerca a la estrella de Hollywood, un espontáneo aprovechó para darle su apoyo ante la incómoda situación: “¡Tómatelo con calma, Bobby!”.

Según informaron medios estadounidenses, De Niro quería que todo el proceso judicial se llevase en secreto, mientras que Hightower quería un litigio público. El pleito terminó siendo lo más discreto posible, pero esta desavenencia tensó una situación que ya estaba tirante de por sí.

El artista y su ex pareja se casaron en 1997, tras haber estado saliendo durante una década. Nada más hacerse público su divorcio, él reconoció que “Grace era una madre maravillosa” y pidió privacidad mientras “seguían desarrollando sus roles en la paternidad”. No era la primera vez que atravesaban una crisis. Ya en 1999 el actor solicitó el divorcio y se enfrentó a una disputa por la custodia de Elliott, el otro hijo de la pareja, pero finalmente hizo las paces con Hightower y en 2004 renovaron sus votos.

Anuncios