Anuncios
El Motín

Cuba retira a más de 11.000 médicos de Brasil tras las exigencias de Bolsonaro

ABC

Declaraciones del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, precipitaron un anuncio que ya era esperado por las claras divergencias ideológicas entre el brasileño y el régimen cubano. El Gobierno de Miguel Díaz-Canel anunció el miércoles la salida de sus médicos del programa social que atiende puestos de salud en los rincones más remotos de Brasil.

«Ante esta lamentable realidad, el ministerio de Salud Pública (Minsap) de Cuba ha tomado la decisión de no continuar participando del programa “Más Médicos” y así lo ha comunicado a la directora de la OPS (Organización Panamericana de Salud) y a los líderes políticos que fundaron y defendieron esta iniciativa», informó el Gobierno cubano en una nota.

En un mensaje en Twitter este miércoles, Bolsonaro puso como condición al programa que se realice una prueba de capacidad a los médicos cubanos y que se les transfiera el sueldo íntegro. «Actualmente la mayor parte (del sueldo) está destinado a la dictadura y a la libertad para traer a sus familias. Lamentablemente, Cuba no aceptó», escribió el presidente.

Acuerdo de 2013
La Habana respondió inmediatamente con la decisión de retirar de Brasil a los más de 11.000 médicos que trabajan allí por considerar «amenazantes y despectivas» las declaraciones de Bolsonaro, exigiendo la «reválida del título» y la «contratación individual» como único camino para mantener a esos profesionales en el país, rompiendo así el acuerdo firmado en 2013 con la entonces mandataria Dilma Rousseff, ratificadas en 2016 con el actual Gobierno de Michel Temer.

«No es aceptable que se cuestione la dignidad, la profesionalidad y el altruismo de los colaboradores cubanos que, con el apoyo de sus familias, presta servicios en 67 países», afirmó el Gobierno cubano, añadiendo que las modificaciones imponen «condiciones inaceptables e incumplen las garantías acordadas desde el inicio del programa».

El programa «Más Médicos», considerado una bandera positiva de la gestión Rousseff, está formado por más de 18.000 médicos extranjeros, la gran mayoría cubanos, que atienden más de 4.000 municipios, el 73% de las ciudades brasileñas. El programa, que da preferencia a médicos brasileños y después a extranjeros remunerados, convocaba a los cubanos cuando no llenaba las vacantes solicitadas.

Según datos del Gobierno cubano, cerca de 20.000 médicos atendieron en cinco años más de 113 millones de brasileños en 3,6 mil municipios. «Más de 700 municipios tuvieron un médico por primera vez en la historia», destaca el comunicado.

Previsible
El fin del programa con la llegada de Bolsonaro era previsible, porque durante su campaña ya anunció que rompería las antiguas relaciones creadas por Lula y su Partido de los Trabajadores, cercanas a Gobiernos de izquierda y a dictaduras socialistas.

La actual gestión de Temer ya era un preámbulo de ese giro diplomático, pero había preservado el convenio con los médicos cubanos. El año pasado, Cuba suspendió el envío de médicos por un aumento de procesos judiciales de profesionales cubanos que querían quedarse en Brasil, después que cumplían los tres años previstos en contrato, registrando incluso algunas deserciones, sin respaldo del gobierno local, que cumplía el acuerdo.

En abril, un tribunal negó la petición de 33 médicos cubanos para quedarse en el país en las mismas condiciones de los médicos brasileños y extranjeros, que reciben su sueldo íntegramente, un valor equivalente a 3.000 euros. En el caso de los cubanos, esos recursos son transferidos a la OPS, en un acuerdo con el Gobierno de Cuba. La petición fue negada porque el juez consideró que el perfil de contrato había sido definido de forma «clara y objetiva».

 

Anuncios