Anuncios
El Motín

Adiós al 60 % de las poblaciones de vertebrados en el planeta

ET

‘Amenaza, riesgo, en peligro, catástrofe, desaparición, degradación, alerta’; todas estas palabras suelen usarse con frecuencia para referirnos al estado de salud del planeta. Y aunque la realidad es que la Tierra se encuentra en cuidados intensivos, también es cierto que hay una gran oportunidad para resarcir los errores y hacer las paces con la naturaleza.

El último Informe Planeta Vivo, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), en el que se analizan las tendencias en la biodiversidad, advierte que entre 1970 y 2014 las poblaciones de vertebrados (mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces) se redujeron un 60 por ciento. Las poblaciones de agua dulce, en particular, han disminuido en 83 por ciento.

El reino Neotropical, que cubre América del Sur, Centroamérica y el Caribe, ha sufrido la disminución más dramática: 89 por ciento de pérdida en comparación con 1970. Las poblaciones Neárticas y Paleárticas han corrido ligeramente mejor suerte, con disminuciones de 23 y 31 por ciento.

“El análisis actual sugiere que los seres humanos ya han empujado más allá del punto de funcionamiento seguro a los siguientes cuatro límites planetarios: cambio climático, integridad de la biosfera, ciclos biogeoquímicos (nitrógeno y fósforo) y cambio del sistema del suelo”, advierte el documento. A pesar de que cada indicador mide aspectos distintos del mundo natural, todos apuntan a un hallazgo singular: a nivel mundial, la salud planetaria, la naturaleza y la biodiversidad están en grave descenso, con el consecuente deterioro de la salud y bienestar humano y de las especies, sociedades y economías del mundo.

“No habrá un futuro saludable, feliz y próspero para las personas que habitan el planeta si se desestabiliza el clima, se agotan los océanos y los ríos, se degradan los suelos y se acaban los bosques. La decisión está en nuestras manos”, señala Marco Lambertani, director general de WWF Internacional.

Las consecuencias de la actividad humana están ocasionando cambios tan rápidos y sin precedentes en la Tierra, que incluso algunos científicos consideran que se está impulsando una nueva época geológica: el Antropoceno, la primera vez en la historia en la que una sola especie -el ‘Homo sapiens’- ha tenido un impacto negativo tan poderoso sobre el resto, producto del aumento acelerado de su población, la contaminación, y la mayor demanda de energía, tierras, agua y alimento.

Aunque el cambio climático es sin duda una amenaza creciente, la investigación afirma que hoy los principales motores de la disminución de la biodiversidad siguen siendo la sobreexplotación de especies, la agricultura y la conversión del suelo, “todos impulsados por el consumo humano incontrolado.

Anuncios