Anuncios
El Motín

¡De Frente!

El Partido de la Liberación Dominicana, está viviendo, como organización política, fundada por Juan Bosch, para llevar a su última expresión, la obra de los fundadores de la República, encabezados por Juan Pablo Duarte. Son muchas las veces que el autor de esta columna, ha llamado la atención de sus compañeras y compañeros, militantes del PLD, durantes los dieciséis años de los dos gobiernos encabezados por Leonel Fernández Reyna y Danilo Medina Sánchez, reiterando que “en política la pelea es peleando”, muy particularmente, cuando se está gobernando un pueblo con una composición social única en la historia de los pueblos hispanoamericanos, porque hemos también reiterado, que aunque hablamos el mismo idioma y tenemos los mismos hábitos de vida y costumbres, en la forma de actuar de los dominicanos somos totalmente diferente a los pueblos hermanos; por una razón muy propia, que se debe a la realidad de que en la nación dominicana, a partir de su génesis en el siglo XVI, en realidad, nunca existió la esclavitud.

El pueblo dominicano, desde la acción legendaria de Caonabo y Mairení que cruzaron la isla desde la zona del Caribe, hasta lo que hoy es el Cabo Haitiano y asaltaron, e incendiaron “el fuerte de la Navidad”, que había construido Cristóbal Colon con los restos de la Santa María, dando muerte a los cuarenta hombres que bajo el mando de Diego de Arana eran la dotación de los conquistadores. Esa fue la primera acción militar de los aborígenes pobladores de esta gigantesca extensión continental, que incorporó Cristóbal Colón a la Monarquía española. A partir de aquel momento los aborígenes encabezados por Enriquillo y más tarde los “Negros Cimarrones” sentaron las bases de la “Escuela Militar Dominicana”. Crecimos luchando contra España, Inglaterra, piratas, bucaneros y filibusteros, Francia, haitianos, a partir de febrero de 1844, otra vez españoles a partir de agosto de 1863, sin olvidar el capítulo de “la Guerra de los Seis Años”, rechazando la intervención militar estadounidense a partir de 1916, y enfrentando con responsable dignidad y valentía la intervención militar estadounidense a partir del 28 de abril de 1965.

¡De Frente! Es que estamos obligados con la dignidad y el valor que heredamos de nuestros antepasados de combatir todos los problemas que nos agobian y especialmente el intento público de echar sobre los hombros del pueblo dominicano, la responsabilidad económica, social y política de ese conglomerado humano con el que compartimos la isla de Santo Domingo, que es un pueblo, aunque para el autor de esta columna es una tribu gigantesca, que ha perdido los hábitos del trabajo y ha terminado convirtiéndose en una carga que no tiene solución para los Estado Unidos de América, Canadá y Francia. A este problema de tanta gravedad, se suman otros problemas importantes como la seguridad de la vida de los ciudadanos dominicanos, el ordenamiento de las actividades y las responsabilidades de este gobierno como son; la salud y educación, y todas las manifestaciones y compromisos de una sociedad que recibe el respeto y la admiración de la mayoría de los pueblos del mundo.

“La Pelea es Peleando”, Compañeras y Compañeros, debemos trabajar y servir a nuestro gobierno sin que nos empujen hacia una división dentro del PLD, que sería un acto de traición al pueblo dominicano y a la memoria de Juan Bosch, el Gran Maestro Político dominicano y de América, que pensaba y decía, que ese Partido fundado por él, en diciembre de 1973, solo era propiedad del pueblo dominicano, para que lo guiara en el largo camino de su destino.

Anuncios