Anuncios
El Motín

Urbe aplaza la reubicación de familias barrio Los Guandules

Fuente externa

La Unidad para el Reordenamiento de La Barquita y Entorno (Urbe) aplazó para finales de este mes la desocupación de las familias vulnerables del barrio Los Guandules, para dar paso al proyecto Domingo Savio que busca sanear la ribera del río Ozama y su entorno.

El arquitecto Millet Juan, coordinador del proyecto, defendió las compensaciones que Urbe otorga a los propietarios e inquilinos, ya que así lo determinó el levantamiento que se hizo previo, tomando en cuenta el tipo de vivienda.

Informó que el miércoles Urbe desarrolló un proceso de desalojo piloto, que fue detenido, pero las autoridades continuarán la desocupación de las áreas vulnerables en este mes.

“Iniciamos esto como un proceso piloto para ver cuántas familias podemos trasladar en un día, para ver si podemos aumentar, habíamos programado trasladar a 28 familias, de las cuales 25 aceptaron el valor de la compensación”.
En torno a la preocupación de los propietarios por los recursos que reciben por parte de Urbe, Juan explicó que esa es la composición y el valor de la mejora.

“Eso lo determina el material con que está construida la mejora, es un valor que nosotros estamos estimando de acuerdo a la evaluación de la Dirección General de Catastro”, dijo Juan, encargado de Diseño y Gestión de Proyectos de Urbe.

Dijo que para la compensación toman en cuenta la mejora, las paredes, el zinc y otros materiales, además por la cantidad de miembros de la familia.

Indicó que las autoridades están listas y tienen el cronograma para desocupar las primeras 700 familias del barrio de Los Guandules, antes que termine este año. Señaló que Urbe no ha dejado de trabajar en el proyecto, y que está atenta a todos los movimientos que se producen en La Ciénaga y Los Guandules, ya que la zona es muy dinámica.

“Como te dije, es muy dinámica la zona, la gente entra, sale, y estamos viendo cada caso con detenimiento”, precisó.
Aclaró que los materiales de las propiedades demolidas se los lleva la empresa de demolición donde debe desaparecerlos como escombros.

Sostuvo que durante la desocupación y traslado no se viola ningún derecho, ya que previamente se conversa con los afectados.

Para el traslado Urbe dispone de camiones para los ajuares, mientras a las familias se llevan en minibuses al lugar que determinen previamente.

Juan explicó que las personas que reciben 13, 15, 25 o alguna compensación parecida son los dueños que no habitan su propiedad, ya que quienes las ocupan reciben el pago de acuerdo al valor del inmueble, que oscila entre los RD$250 mil a RD$3 millones.

“La prioridad es evacuar esta zona al saber que es de alto riesgo, la gente lo sabe que es un proceso que está esperando por mucho tiempo”, sentenció.

Anuncios