Anuncios
El Motín

Ecuador restringirá la entrada de venezolanos por la llegada de 4.000 al día

El País

Desde inicios de 2018 aproximadamente 547.000 venezolanos han ingresado a Ecuador a través de la frontera colombiana, a un promedio diario de entre 2.700 y 3.000 hombres, mujeres y niños, estima el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Tras declararse la emergencia migratoria la pasada semana, este organismo de la ONU señala que “la afluencia está aumentando y, en la primera semana de agosto, ingresaron al país cerca de 30.000 venezolanos (más de 4.000 por día)”. No obstante, solo el 20% del más de medio millón que ingresó este año se instaló en Ecuador en busca de una nueva vida, unas 72.000 personas hasta julio, según las cifras oficiales.

“El Gobierno ecuatoriano, en línea con su lucha frontal contra los delitos como la trata y el tráfico de personas, a partir de este sábado exigirá que todas las personas que entren a Ecuador presenten obligatoriamente su pasaporte. Al mismo tiempo, exhortamos al Gobierno venezolano para que, de una vez, haga todos los esfuerzos políticos y, sobre todo, sociales con el fin de que sus ciudadanos no tengan que pasar por la muy difícil situación de dejar su país”, anunció el ministro del Interior, Mauro Toscanini, tras un encuentro de migrantes venezolanos con el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

La medida levantó rápidamente polémica por entrar en contradicción con la Ley Orgánica de Movilidad Humana, que solamente exige un documento nacional de identidad a los ciudadanos sudamericanos que quieran ingresar, circular o salir de Ecuador. Pero también porque acorrala aún más a los venezolanos. La Defensoría del Pueblo ecuatoriana pidió a Interior y a Cancillería que desistan de aplicar ese requisito y exhortó a cumplir con la ley. El Ejecutivo sustenta la decisión en un informe técnico que ha identificado “casos de trata y explotación en migrantes” que entraron con su cédula. Y, justifica además, que la ley permite el acceso con un documento de identidad vigente y válido.

La ONU ha identificado que cerca del 20% de los venezolanos recién llegados a Ecuador “muestran necesidades específicas de protección y otras vulnerabilidades, incluidas mujeres y niños en situación de riesgo, familias monoparentales o personas con discapacidad, quienes necesitan asistencia urgente”. La violencia sexual está entre los riesgos principales a los que se enfrentan las mujeres y las niñas procedentes de Venezuela, que representan el 40% de los inmigrantes, “en particular sexo por supervivencia y trata”, señala Acnur.

“Me atrevo a decir que muchos de los que se están apresurando en salir últimamente lo hacen porque tienen el pasaporte a punto de caducar”, comenta Juan Prada, abogado venezolano que ayuda a sus compatriotas desde la Asociación Civil sin fines de lucro Mueve. “En mi país no se tiene lo más básico, ni comida ni medicamentos, pero tampoco se están expidiendo pasaportes ni certificados de antecedentes penales apostillados, que son documentos imprescindibles para solicitar una visa de trabajo”, lamenta. La decisión de Interior, indica, es incomprensible y contradice a la intención anunciada del Gobierno de querer prestar ayuda a la comunidad venezolana. “Con eso, están poniendo un filtro mayúsculo y eso va a ejercer más presión”, afectando a los demás países como Colombia, Perú, Chile o Argentina porque la mayor parte del flujo migratorio que llega a Ecuador está solo de paso.

Los venezolanos pasan a diario por el puente de Rumichaca, el paso entre Colombia y Ecuador.ampliar foto
Los venezolanos pasan a diario por el puente de Rumichaca, el paso entre Colombia y Ecuador. JUAN CARLOS ZAPATA

Tras pasar la frontera con Colombia por el puente Rumichaca, los venezolanos toman dos sendas: o van a la capital Quito o se dirigen al sur, hacia Guayaquil o directamente al límite con Perú. Aunque los datos de llegadas totales han crecido y en seis meses son ya el doble que en todo 2017, cuando llegaron unos 41.000 según Acnur. De ahí que la semana pasada se declarara la emergencia en tres provincias para atender a los venezolanos con kits de higiene, agua potable, infraestructura sanitaria y, sobre todo, con información sobre dónde pernoctar (muchos de ellos pasan las noches en espacios públicos como la estación de autobuses de Guayaquil) o cómo seguir su camino sin caer en engaños o mafias.

“Lamentablemente, siempre hay gente sin escrúpulos que se aprovecha de la desesperación. La falta de recursos hace que muchos venezolanos crucen a pie los países, que duerman en plazas públicas y que otros les ofrecen trabajos con condiciones de explotación laboral. Son vulnerables a la trata de personas, a la explotación sexual, laboral…”, explica María Clara Martín. La representante de Acnur en Ecuador reconoce que el perfil educativo, socioeconómico y las condiciones de salud de quienes llegan ahora ha variado respecto al inicio del éxodo. “Antes venía primero un padre o una madre, muy cualificado, para encontrar un trabajo y ahora se ve más reunificación familiar y personas con situaciones precarias de salud, mujeres embarazadas…”, apunta. La seguridad para los venezolanos y para Ecuador es el argumento esgrimido por Interior para justificar el nuevo requisito migratorio.

Anuncios