Anuncios
El Motín

Cómo hablar de política sin pelear con amigos y familiares

El Diario

A muchos nos ha pasado: una reunión familiar o entre amigos termina de la peor manera cuando se llega al terreno político.

La responsabilidad es de los líderes que utilizan un discurso que polariza tal y como ocurre en Estados Unidos con Donald Trump. El tema es tan agotador que mucha gente ha roto amistades o se ha aislado de sus familiares. Es asunto es un mal síntoma ya que el proceso democrático se nutre del intercambio de ideas.

El exsecretario de Trabajo Robert Reich tiene una propuesta de 10 puntos para acabar con las peleas y enriquecer el diálogo que lleve a cambios. Son los siguientes.

  1. No evite las personas que piensan distinto a usted, eso termina aislando y la idea es alimentarse con el conocimiento de otros.
  2. El comienzo de la conversación no puede ser Trump o cualquier líder político. Tampoco sobre los partidos. Se debe iniciar hablando de  problemas sociales como salarios pírricos, malos servicios de salud, el costo de la educación, etc.
  3. Reich recomiendo hablar de experiencias personales para encontrar puntos en común.
  4. Pregunte a su interlocutor por qué cree que están pasando situaciones que no benefician a la sociedad.
  5. Si la persona culpa a los inmigrantes o miembros de minoría, pregunte por qué cree que son responsables.
  6. Hable del poder como tal, quién lo tiene, cómo lo consiguen. Hable del poder en su sitio de trabajo.
  7. Hable de Wall Street y las corporaciones. Temas como los banqueros que no van presos pese a desfalcos,  por qué el gobierno ayuda a los bancos y no a los propietarios de vivienda, por qué perdonan en impuestos a petroleras y farmacéuticas.
  8. Intente hablar del sistema, cómo funciona y cómo cambia. Un ejemplo es que antes había más aerolíneas que hoy. Por qué hay concentración de poderes económicos. Por qué a las corporaciones se les da el beneficio de la deuda pero la gente debe pagar sus préstamos estudiantiles.
  9. Pregunte si creen que la crisis tiene que ver con el dinero y la política, y hable de cómo sería la política sin los dinerales involucrados.
  10. Use humor, haga chistes sobre los temas sin ser irónico con las posiciones de las personas.

Reich reitera que no se trata de creer estar en lo correcto mientras el otro está equivocado. Se trata de pensar y debatir de manera sana para beneficio de todos. A continuación el video que ilustra la propuesta.

 

Anuncios