Anuncios
El Motín

Un avión de Aeroméxico se desploma en Durango sin dejar víctimas mortales

El País

Un avión comercial de la compañía Aeroméxico se ha desplomado la tarde de este martes en Durango, al norte de México. Poco antes de las 16.00 de la tarde (hora local) y minutos después de despegar, la aeronave —un Embraer 190— cayó dentro del polígono del aeropuerto, ubicado a unos 40 minutos del centro de la ciudad. En el vuelo AM2431, con destino a Ciudad de México, viajaban 99 pasajeros: 88 adultos, nueve menores y dos infantes, además de cuatro miembros de la tripulación. “Lo más importante es que no tuvimos ninguna persona que haya perdido la vida”, ha dicho en una conferencia de prensa el gobernador del Estado, José Rosas Aispuro. El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, ha asegurado que 98 personas fueron tratadas en diferentes hospitales tras el incidente.

Alejandro Cardoza, portavoz de la Agencia de Protección Civil del Estado, ha detallado que alrededor de 85 personas habían sufrido heridas leves y que el incendio que estalló tras la colisión con el suelo ha sido apagado, según informa Reuters. “Muchos [pasajeros] lograron abandonaron el avión por su propio pie”, ha asegurado Cardoza. El herido más grave es el piloto, Carlos Galván Mayrán, de acuerdo con las autoridades. La tarde de este martes estaba siendo operado de emergencia en un hospital de la localidad por una lesión cervical. “Se reporta grave, pero estable”, ha indicado Rosas Asipuro.

El mandatario ha explicado que el suceso ocurrió cuando el aparato fue “repentinamente” afectado por una ráfaga de aire cuando estaba despegando desde el aeropuerto Internacional Guadalupe Victoria de Durango. El viento hizo que el avión descendiera “bruscamente” y tocara tierra con el ala izquierda. “Se desprendieron los dos motores de la aeronave”, ha detallado el mandatario, quien ha añadido que serán las autoridades de aeronáutica civil quienes deban dar la versión oficial del suceso. El Gobierno mexicano ha creado una comisión especial para investigar las causas del accidente, que contará con la participación de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos y el fabricante Embraer.

La nave, que tenía 10 años de antigüedad, se desplazó a más de 300 metros de la pista después de caer. “Ni siquiera alcanzaron a tomar vuelo cuando el avión ya se había desplomado”, ha relatado una pasajera a la cadena Milenio. El avión quedó siempre en posición horizontal, lo que facilitó a la tripulación el despliegue de los toboganes de emergencia. “Esto permitió la evacuación antes del incendio de la aeronave”, ha explicado Rosas Aispuro. Los testimonios de los supervivientes citados por la televisión mexicana hablaban de los heridos. “Salieron por un hoyo del fuselaje y había una niña con las piernas seccionadas”, dijo una persona a la cadena citada.

Un cuarto de hora después del accidente llegaron las primeras ambulancias. Los vehículos trasladaron a los heridos a dos hospitales privados y otros cuatro públicos, incluyendo el hospital militar de la región, en función de la gravedad de sus lesiones. La secretaría de Salud del Gobierno de Enrique Peña Nieto será la encargada de informar sobre la evolución de los pasajeros ingresados. Aeroméxico ha informado en una conferencia de prensa que trasladará gratuitamente a los familiares de los heridos a Durango para que los acompañen. El aeropuerto internacional de la ciudad ha reiniciado sus operaciones la noche de este martes después de estar cerrado por poco más de tres horas para atender la emergencia.

El secretario general del PAN en Durango, Rómulo Campuzano, iba a bordo del avión. Ha resultado herido y se encuentra en el hospital, han referido los familiares a la prensa local. “El avión no logró levantarse y quedó a un lado de la pista del aeropuerto, en un poblado cercano”, cuenta su hermana Gina Campuzano, quien habló por teléfono con el político.

Las imágenes de un avión desprendiendo una gran columna de humo sobre el campo alertó a todo México e hizo esperar lo peor. De acuerdo con la aerolínea, la actuación oportuna de los pasajeros y la tripulación permitió que este sea un accidente sin víctimas mortales que lamentar en un vuelo con más de 100 personas a bordo.

Anuncios