Anuncios
El Motín

Uribe se retira del Senado por una investigación judicial en Colombia

El País

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) renunció este martes a su escaño en el Senado, donde lideraba la bancada del Centro Democrático, luego de ser vinculado formalmente a una investigación penal por presunto soborno y fraude procesal.

“La Corte Suprema me llama a indagatoria, no me oyeron previamente, me siento moralmente impedido para ser senador, enviaré mi carta de renuncia para que mi defensa no interfiera con las tareas del Senado”, escribió el exmandatario tras conocerse el llamado del alto tribunal por un proceso que involucra la aparición de falsos testigos contra el también senador Iván Cepeda.

Uribe, mentor político del presidente electo Iván Duque, se había posesionado como el senador más votado en la historia del país el viernes pasado, y se perfilaba como el principal líder de la mayoría oficialista en la nueva legislatura. Su renuncia se produce a pocos días de la posesión de Duque, que relevará a Juan Manuel Santos el próximo 7 de agosto.

“Somos respetuosos de la Constitución y sus instituciones. El expresidente Uribe, y todos los colombianos, deben contar con todas las garantías para ejercer plenamente su derecho a la defensa, gozando de su presunción de inocencia en el marco del debido proceso”, declaró Duque junto a Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta, luego de conocerse el terremoto político desatado por la investigación y la correspondiente renuncia. “Estamos seguros que su honorabilidad e inocencia prevalecerán”, concluyó el mandatario electo.

Tras una “rigurosa indagación previa realizada en los últimos meses”, la Corte Suprema recaudó pruebas que la llevaron a abrir una investigación formal contra Uribe y el también senador del Centro Democrático Álvaro Hernán Prada por el caso. El alto tribunal aseguró que antes de presentarse a la indagatoria “tendrán oportunidad de conocer las pruebas que los comprometen. Y contarán con tiempo suficiente para preparar la defensa frente a los cargos que surgen en su contra”.

El caso contra el popular expresidente se remonta a 2012, cuando presentó una denuncia contra Cepeda ante la Corte Suprema por un supuesto complot, con falsos testigos en cárceles colombianas, a fin de involucrarlo en actividades de grupos paramilitares. Sin embargo, el alto tribunal se abstuvo de procesar a Cepeda, del izquierdista Polo Democrático, y por el contrario pidió investigar al exmandatario bajo la sospecha de haber manipulado testigos contra el congresista de oposición.

A la espera de las interpretaciones jurídicas sobre el alcance de la decisión, con la renuncia la Corte Suprema podría perder su competencia para investigar al exmandatario y el caso por la presunta manipulación de testigos pasaría a manos de la Fiscalía.

Lejos de retirarse tras dejar la Presidencia, Uribe se ha mantenido como el gran fenómeno electoral en lo que va de siglo en Colombia. Durante los dos períodos de Santos (2010-2018) se convirtió en el más férreo opositor a los acuerdos de paz con la antigua guerrilla de las FARC, y en el camino congregó a los sectores más religiosos y conservadores en torno al Centro Democrático, el partido que creó hace un lustro. En las legislativas de marzo sus más de 800.000 votos impulsaron al Centro Democrático, que pasó a ser la mayor bancada con 19 de los 108 senadores. La polarización entre Santos y Uribe ha dominado la política colombiana en los últimos años, y diversos observadores anticipaban que ejercería una suerte de tutelaje sobre Duque desde el Congreso.

Anuncios