Anuncios
El Motín

El senador que se bajó los pantalones para callar a sus colegas

El Mundo

Protagonizó la anécdota de la jornada. Antanas Mockus volvió a bajarse los pantalones. Pero esta vez lo hizo en la sesión solemne de inauguración de la legislatura y ante la sesión conjunta de Senado y Congreso. El líder de la Alianza Verde y el segundo senador más votado de Colombia, con medio millón de sufragios, caminó hacia la parte delantera del Senado mientras el que fue hasta este viernes Presidente del mismo, Efraín Cepeda, pronunciaba su discurso de despedida, se desabrochó el pantalón y se lo bajó con los calzoncillos para mostrar su blanco trasero a sus compañeros.

El gesto, habitual en un personaje singular que suele llamar la atención con actuaciones estrafalarias, pretendía silenciar la algarabía de sus señorías, incapaces de guardar silencio mientras hablaba Cepeda.

Hace 25 años hizo lo mismo cuando era rector de la Universidad Nacional. Fue ante mil estudiantes que no le dejaban seguir su alocución. Entonces tenía 41 años de edad y le despidieron.

Mockus, un pacifista a ultranza, ha considerado siempre que en ocasiones son necesarios actos que despierten indignación y vergüenza en unos, y risas, en otros, como una manera de agitar conciencias. Durante su primera de las dos alcaldías de Bogotá, obró el milagro con acciones extravagantes como aparecer vestido de superman, de lograr que los capitalinos ahorrasen agua y respetaran los pasos de cebra, entre otras muchas cosas. También lució un extraño rombo naranja en la cabeza durante una campaña electoral. Y a un contrincante le arrojó un vaso de agua a la cara durante un debate, como un método pedagógico.

De ascendencia lituana, Antanas Mockus tiene fama de político honesto. En los últimos años, tras contraer la enfermedad de Parkinson, se ha visto obligado a reducir su vida pública.

Anuncios