Anuncios
El Motín

Guatemalteca cruza 2,500 millas de Arizona a Harlem para reunirse con sus hijos

El Diario

Rosayra Pablo-Cruz, una madre guatemalteca de 35 años, recorre 2,500 millas para reunirse con sus dos hijos, Yordi Alberto y Fernando, de 15 y 5 años.

Pablo-Cruz estaba en un centro de detención de inmigrantes al sur de Phoenix, Arizona. “El momento más desesperado fue cuando se llevaron a mis hijos en el ‘Icebox’”, dijo llorando, en declaraciones a NY1 News. “Me las arrancaron. Me dijeron que iban a llevárselas. Y yo les dije: ‘Dios mío, ¿dónde? ¿A dónde? ¿Qué voy a hacer?’”.

La violencia y las amenazas de pandillas la llevaron a huir con ellos de Guatemala el 8 de abril. Una semana más tarde, cruzó a San Luis, Arizona, donde las autoridades los capturaron y llevaron a un centro de detención apodado el “Icebox” por lo fría que es la temperatura.

El hijo mayor dormía en un área diferente. Pablo-Cruz dijo que le quitaron al pequeño mientras dormían, una madrugada a las 2 a.m.

Ella terminó en Eloy, Arizona, descubriendo en la primera semana de mayo que los niños estaban a casi 2,500 millas de distancia, en Nueva York.

“Toda la gente que está aquí viene con una necesidad. Si en nuestros países no tuviéramos necesidades, nadie abandonaría sus países”, dijo Pablo-Cruz. “No quería irme de mi país. Tengo a mi familia allí, tengo dos hijas allí, tengo una madre. No quería irme de mi país”.

José Xavier Orochena, veterano del ejército y abogado del Bronx, la sacó del centro de detención pagando una multa de $12 mil dólares proveniente de un grupo de NYC.

El plan siguiente era recuperar su pasaporte para poder llegar a sus hijos en Harlem, Nueva York. Es una historia que sigue escribiéndose.

Anuncios