El Motín

¡Juan Bosch, siempre!

El pasado Sábado 30 de Junio del 2018 , se cumplió un nuevo aniversario del natalicio de Juan Bosch. El autor de esta columna está convencido, profundamente convencido, de que uno de los doce grandes próceres de la república de todos los tiempos, ha sido este hombre excepcional que ha honrado con su presencia en el escenario político nacional, no solamente al pueblo dominicano, sino también a todos los pueblos de América y del mundo, particularmente aquellos pueblos de Europa, África y Asia que lucharon tesoneramente por la independencia, la libertad, la democracia y el derecho a vivir como seres humanos beneficiados de todos los atributos y virtudes que son acreedores los que habitamos este planeta llamado tierra.

¡Que grande fuiste, Juan Bosch! y dentro de tu grandeza infinita e incuestionable, que herencia más hermosa nos dejaste, en las más de cincuenta obras que tu genio plasmó, muchas de ellas traducidas en otras lenguas y utilizadas hoy todavía como instrumentos de enseñanza en colegios, escuelas y universidades de primera categoría . Tu hombría motorizada por tu honestidad y firmeza de carácter sirvió de base para imponer tu don de líder y maestro, en el seno de una sociedad tan difícil como la nuestra, que al conocerla profundamente, después del regreso de tu largo exilio, te permitió describirla como no lo ha hecho ningún sociólogo en la historia cultural dominicana. Plasmada en ese libro que tiene como título “Composición Social Dominicana”. El autor de esta columna quiere hoy al recordarte, llamar la atención a mis compañeras y compañeros sin importar su jerarquía, categoría y los años que llevan militando en el PLD que nuestro compromiso es con tu memoria, que debemos respetar sin necesidad de explicaciones.

No me gusta escribir en primera persona, pero puedo asegurar ante el pueblo sin temor y sin dobleces, que el día que llegue a despedirme de la vida, que es una realidad que se impondrá, me puedo ir honrado, porque fui tu discípulo, compañero, asistente personal por más de veinte y dos años, profundamente convencido de que al estar a tu lado y servirte, le estaba sirviendo al pueblo dominicano, y a la República que fundaron Duarte, Sánchez y Mella, que rescataron a sangre y fuego a partir del 16 de agosto de 1863, Santiago Rodríguez, Pepillo Salcedo, Pedro Pimentel, Matías Ramón Mella, José María Cabral, Gregorio Luperón, Benito Monción y otros cuyos nombres están presentes en este momento. República que como Estado independiente, sin importar los acontecimientos que han sucedido, han mantenido como pueblo y nación su independencia y dignidad, como quedó, firme y decidida en el año de 1965, cuando a partir del 28 de abril de ese año obligamos al gobierno de los Estados Unidos de América, a sentarse en una mesa de negociaciones para discutir en un escenario de dignidad e igualdad, el acuerdo que obligó a las tropas de la nación mas poderosa del mundo y de sus cómplices identificados como soldados de la mal llamada Organización de Estados Americanos, abandonar nuestras tierras sagradas por la enorme cantidad de sangre que ha derramado este pueblo calificado “Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe”.

Emociona realmente el recuerdo de los dominicanos, tener presentes ahora, mañana y siempre a esa figura, que fue la consigna y la insignia que levantamos a partir del 24 de abril de 1965, para reponer en las manos del pueblo el derecho a ser dueño de su propio destino: ¡JUAN BOSCH SIEMPRE!.