Anuncios
El Motín

Un chicle y una web de genealogía delatan al DJ que asesinó a una joven maestra hace 26 años

El País

La profesora de primaria Christy Mirack murió violada y estrangulada en 1992, cuando tenía 25 años. Casi el mismo tiempo que vivió fue lo que tardó la policía en encontrar al responsable. Con el ADN del semen del criminal, un sitio web de genealogía —dedicado a encontrar parientes lejanos— dio con el nombre del DJ Raymond Charles Rowe, de 52 años. Pero no era suficiente, necesitaban tomar una prueba actual sin que se enterara. La escuela de Lancaster, Pensilvania, el pueblo rural del suceso, organizó un festival para contratar los servicios del sospechoso. La policía lo vigiló toda la noche y recogió el chicle y la botella de agua que consumió. Los análisis confirmaron los hechos: El DJ del pueblo mató a la maestra. Este lunes fue detenido sin posibilidad de fianza.

La mañana en que Mirack fue asesinada vestía una chaqueta de cuero y guantes color burdeos. Dedicó sus últimas horas a envolver libros de regalo para sus alumnos de sexto grado. Faltaban tres días para la Navidad de 1992. “¡Les deseo una muy Feliz Navidad y un gran año 1993! Con cariño, señorita Mirack”, decía la tarjeta en cada ejemplar de Milagros en Mapple Hill, según describe un artículo de The Washington Post. La campana de la Escuela Primaria Rohrerstown sonó a las 9.00, pero la maestra no apareció. El director del establecimiento la llamó y, al no recibir respuesta, condujo a su casa. La puerta estaba abierta. La joven yacía en la sala de estar, rodeada de paquetes navideños.

El esfuerzo de la policía por encontrar al autor del asesinato no dio resultados. Entrevistaron a 1.500 personas. Las pruebas forenses solo descartaban sospechosos. La familia de Mirack ofreció una recompensa de 10.000 dólares por el arresto del criminal. La madre pidió antes de morir, en 2002, que por favor la gente compartiera cualquier tipo de información. El hermano, 15 años después, compró un aviso publicitario donde solicitaba consejos de qué hacer. Pero no había pistas sólidas. Finalmente los investigadores acudieron a un sitio web de Parabon NanoLabs donde los usuarios suben material de ADN para conocer su árbol genealógico. La policía cargó el material del sospechoso, sin posibilidad de que el público lo pudiera ver, y dieron con varios nombres de familiares del “DJ Freez”.

El fiscal de distrito del condado de Lancaster, Craig Stedman, reconoció el lunes que no tenían ninguna pista del acusado en sus investigaciones. Agregó que creía que era la primera vez que se empleaba esta tecnología para resolver un caso de homicidio en Pensilvania. Su uso es una tendencia al alza en las investigaciones criminales y ha puesto sobre la mesa el debate de si es una violación a la privacidad. Steven Armentrout, fundador y CEO de Parabon NanoLabs, sostuvo: “Debemos tomar nuestras propias decisiones sobre asuntos de privacidad”. Él dijo que subió su material genético consciente de que la policía podría utilizarlo en caso de que su ADN o el de algún familiar suyo apareciera en una escena de un crimen.

Rowe está detenido en la prisión del condado de Lancaster, acusado de homicidio. “Este asesino estaba en libertad por este brutal crimen por más tiempo del que Christy Mirack estuvo con vida”, reflexionó Stedman. “(Parabon) nos guió en el camino de hacerle finalmente responsable”.

Anuncios