Anuncios
El Motín

¡Por Buen Camino!

Los periódicos matutinos más importantes del país publicaron en sus primeras páginas del viernes pasado, la inauguración de la construcción de la segunda línea del teleférico y terminal de autobuses de la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, de sus provincias y municipios limítrofes que conforman, en realidad, la antigua ciudad de Santo Domingo que se ha extendido y crecido, desorganizadamente, que tienen en toda su extensión, Distrito Nacional, capital de provincias y municipios aproximadamente 4 millones de habitantes, que no es mucho. El presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, había inaugurado el teleférico de la parte oriental que es otra novedad extraordinaria, que no tiene paralelo en la región de Centroamérica y el Caribe.

Esas decisiones del gobierno que preside el compañero Danilo Medina, son las que demuestran de manera indiscutible el grado de modernización que han imprimido los gobiernos del PLD, los primeros presididos por Leonel Fernández y los segundos por Danilo Medina Sánchez. Estos dos gobiernos han modernizado totalmente la infraestructura física de la nación, porque además de las carreteras, puentes, caminos vecinales, edificios escolares, reconstrucción de hospitales, se ha dado un real ejemplo con la dedicación del gobierno a la producción agrícola, ganadera, porcina, avicola y de otra naturaleza en todo el territorio nacional. ¡Qué buenos gobiernos y que trabajadores los gobiernos del PLD!. El autor de esta columna reitera, por vigésima vez, ahora más que nunca, que es la única nación del Caribe y Centroamérica, por no ir más lejos, que produce el 90% de lo que consume, es la República Dominicana.

Estamos recibiendo muchos reconocimientos desde el exterior, de organismos internacionales, entre los cuales, algunos como la OEA, que no tienen ni se merecen ningun respeto de nuestra persona. Una decisión de ese desacreditado instrumento represivo internacional, ha declarado a la expresión folklórica de la música del merengue, como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Cuantos años tardaron; el merengue como expresión típica de baile dominicano, se tocaba en New York y Europa y más tarde en otros lugares de hispanoamérica, desde finales de la década de 1930 y principios de 1940. Cuantos disparates hablan de los primeros autores del merengue en tierras extrañas: los primeros fueron en Estados Unidos, Negrito Chapuseaux y Francisco Alberto Simó Damirón, más luego en Venezuela Billo Frómeta, pianista dominicano y su orquesta “Billo’s Caracas Boys”, el tercero quien lo popularizo en Estados Unidos y Puerto Rico, fue Ángel Viloria y su “Conjunto Típico Cibaeño” y más luego en Europa, particularmente en España, Napoleón Zayas, excelente saxofonista, que lo interpretaba con una orquesta que tenía el nombre de su majestad, en homenaje a la hija de Trujillo, Angelita y que luego recibió el nombre de Anacaona.

Todos estos acontecimientos, políticos, culturales, musicales, están siendo avalados por la pléyade de peloteros dominicanos que juegan beisbol en los Estados Unidos y que han obtenido premios de todas las categorías, encabezados por Juan Marichal, Pedro Martínez, y Vladimir Guerrero y faltan muchos más que vendrán luego a poner en alto el nombre de este pequeño país, heroico, coherente, valiente que ha sabido enfrentar dando ejemplo de admiración al mundo entero, todas las amenazas, los planes e intentos de destruirlo. ¡Por buen camino vamos pueblo dominicano, “Legendario Veterano de la Historia, David del Caribe y Actor Solitario de su Historia!”!

Anuncios