Anuncios
El Motín

Descubre a novia con otro y la quema en apartamento en El Bronx

El Diario

Un hombre de El Bronx encontró a su novia engañándole con otro al entrar en su apartamento, y su reacción inmediata fue quemar la vivienda con ellos adentro. Las autoridades informaron que la pareja murió por las efecto de las llamas, mientras que el amante de la mujer dominicana escapo al saltar desde la ventana.

El novio que provocó el incendio era un hombre de 50 años, quien entró a su domicilio en el 2216de Adams Place, en el vecindario de Belmont, el sábado alrededor de la 1:15 p.m. y no pudo soportar el engaño de su novia. Esto le llevo a prender fuego a ella y a sí mismo en lo que se considera un asesinato-suicidio.

Sin embargo, el tercer hombre, de 44 años, saltó desde una ventana y se hizo daño en la rodilla. Su condición no estaba clara el domingo por la tarde y el Departamento de Policía (NYPD) no ha revelado su identidad.

El presunto culpable del fuego murió poco después de que fuese llevado al Hospital St. Barnabas, según las autoridades. La novia, que fue identificada como Berta Booker, de 49 años, también fue trasladada a St. Barnabas y allí falleció.

“Ella intentó cortar con él”, aseguró la cuñada de la víctima, Belinda Booker, en declaraciones recogidas por el Daily News. “Ella dijo que él estaba actuando de una manera mental extraña y ella quería alejarse de él. No pude ayudar pero creo que esto podía haberse evitado”, dijo Booker.

Booker tenía una hija de 20 años y un hijo de 26. La mujer solía enviarles dinero a sus familiares en República Dominicana, donde nació. Su cuñada explicó que Berta Booker comenzó su relación el verano pasado.

“A veces la gente empeora a medida que les conoces más. Yo creo que ella realmente quería alejarse de él“, explicó Booker. “La queríamos mucho. Era muy generosa con la gente y estaba intentando abrirse su camino. Estaba llena de vida”, añadió Booker.

Un amigo del presunto culpable dijo que el hombre era de Brooklyn y tenía 43 años y que estaba con él cuando este compró un encendedor poco antes del incendio. Ambos iban de camino a hacer un recado cuando el hombre con el encendedor paró para ver a su novia y dejar su ropa sucia, dejando el coche en marcha.

“Normalmente él hacía eso y tardaba un minuto en volver. Pero fueron como 15 minutos, entonces pensé ´Oh, deben estar discutiendo otra vez´”, dijo el amigo, que no desveló su nombre. El hombre dijo que no cree que su amigo tuviera en mente desde el principio asesinar a su novia.

Anuncios