Anuncios
El Motín

Una mirada sociológica a pérdida de la identidad nacional

La identidad es el conjunto de valores tanto sociales como culturales que se van forjando a través del tiempo, constituyendo un soporte en la memoria social de los seres humanos que forman una colectividad y un sentido de pertenencia.

Estos valores (religiosos, morales, organizativos, patrios, civiles, políticos, patrones de conductas, culturales, éticos, etc.) contribuyen a la cohesión social… pero también al equilibrio emocional de los individuos.

Conscientes de que “el proceso de sincretización de diferentes expresiones culturales culmina en la configuración de nuevos modelos, lo cual amenaza con desplazar los modelos propios, y a sabiendas de que en esta simbiosis las culturas más fuertes tienden a imponerse como la opción más aceptada, lo correcto es profundizar el fortalecimiento de los valores de la cultura nacional.

Ante ese fenómeno de pérdida de identidad nacional que viene gravitando en la sociedad dominicana, de manera especial, en la avenida del Conde fueron consultados varios sociólogos, gestores culturales y folkloristas quienes ofrecieron sus miradas sobre la problemática.

Para el sociólogo Dagoberto Tejeda el tema es meramente socio económico ya que los materiales que utilizan los haitianos para trabajar su plástica y artesanía son más económicos, por lo que aguantan venderse a precios más bajo.

Otro elemento citado por el promotor cultural dominicano, es que podría verse como una desventaja y que impacta de manera negativa en el avance y fortalecimiento de la identidad dominicana es la carencia de pintores populares.

¨No es que los haitianos le han quitado espacio a los pintores dominicanos, es que al espacio estar vacío de manera permanente, la pintura dominicana no es accesible para el sector popular¨, precisa.

Resalta que la prevalencia de la pintura haitiana en la calle el conde, otras avenidas y ciudades del territorio nacional se debe a que la misma tiene una identidad, en tanto que la dominicana es difícil de identificar.

La mayor parte de los pintores dominicanos, afirma Tejeda, están colonizados y lo que pintan son colores que no corresponden al paisaje que se miran en los patios y jardines dominicanos con sus colores vivos.

Asegura que el pintor haitiano tiene una conciencia de su identidad, de su haitianidad, reproducen su contexto, en cambio, los pintores dominicanos, no terminan de hacer conciencia de lo que somos.

Mientras que para el Coordinador Nacional del Movimiento los 500 años y asesor de políticas culturales, Roldan Mármol lo que viene pasando con la pérdida cada vez más constante de la entidad nacional, es responsabilidad de los ministerios de Cultura, Educación y la Juventud, por ser tímidos en su rol de transmitir valores que fortalezcan la dominicanidad.

Entiende, que esas entidades oficiales deben trabajar sin descanso en el objetivo de cambiar las percepciones que son esas herencias coloniales.

Explica que el fenómeno que se viene dando en el Conde y otras partes del país es la expresión en definitiva de falta de políticas, incentivos e inversiones.

Mármol, destaca que la inversión económica que está haciendo el Estado dominicano en la actualidad está por debajo de los lineamientos internacionales que invierten el 1 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Estima, sin embargo, que en una sociedad cuyo destino está pautado por el paradigma económico, sería ilusorio vivir bajo regímenes culturales impenetrables, acrisolados a la luz de lo exclusivamente nacional.

Finalmente, el folklorista indica que es pertinente replantear y recrear el concepto de identidad a la luz de la nueva realidad que se renueva cada día, casi inadvertidamente, dado la celeridad con que se suscitan los cambios a causa del impacto del fenómeno global.

Anuncios