El Motín

Las Relaciones Diplomáticas con China

La República Dominicana es un Estado soberano, y toca constitucionalmente al presidente de la República tomar las decisiones en cuanto a las relaciones con otros estados, primando siempre en las ejecuciones del ejecutivo de turno, el interés nacional y el respeto a la integridad de las naciones con las cuales se mantengan lazos diplomáticos.

Así se cimentó desde que surgimos como nación libre en el concierto de las naciones civilizadas del mundo. Juan Pablo Duarte, nuestro fundador, lo consagró en esos tiempos cruciales en que ya se perfilaba en el horizonte la independencia nacional cuando expresó que ¨nuestra patria ha de ser libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla¨.

El Presidente Danilo Medina Sánchez, en el ejercicio de sus facultades como Presidente Constitucional de la república, a la hora de establecer relaciones diplomáticas con China Popular, cumple con el mandato que le dio el pueblo para que lo conduzca por caminos de progreso, bienestar social y libertad, y ese debe ser el norte que le guíe en sus tomas de decisiones.

Un Presidente responsable y preocupado por el bien de su país, piensa siempre en lo que más le conviene a la Nación, en el presente y en el futuro, y esa preocupación, es lo que ha primado a la hora del restablecimiento de estas relaciones, tomando en cuenta que China Popular ha emergido como una de las economías más sólidas del planeta, ocupando al día de hoy el segundo lugar. Esta solidez económica es lo que le ha permitido expandir sus inversiones en gran parte del mundo, y en específico, en la región de América Latina, la cual es un campo abierto para las inversiones de capitales sanos, y hay que tomar en cuenta que lo que más necesita la región es recursos que le permitan avanzar hacia estadios superiores de desarrollo económico.

El Presidente Medina, en su afán por echar cada día este país hacia delante, ha dado este paso, a pesar de interrumpir unas fructíferas relaciones con Taiwán, vínculos que se tradujeron amplios beneficios para la Nación; pero el movimiento de la economía global le indicaba al Presidente que con este paso se le abren mejores oportunidades al país, lo que deseamos y esperamos todos, porque por esa visión fue que el pueblo lo puso ahí.

Y viene como anillo al dedo, evocar las respuestas de Juan Bosch ante la pregunta del periodista Mark Fried, el cual le inquirió lo que entendía por un partido de liberación nacional para la República Dominicana, a lo cual, le respondió:

¨Primero habría que establecer un Estado dominicano auténticamente independiente, capaz de defender los intereses y los derechos de este pueblo¨.