Anuncios
El Motín

Un hombre encerró a su hijo en una jaula de madera por más de 20 años

El Nuevo Día

Tokio – Un hombre de 73 años se convirtió en el carcelero de su propio hijo durante más de 20 años. Según aseguró la Policía de Japón, el anciano, quien fue detenido la noche del sábado, supuestamente mantuvo a su hijo discapacitado encerrado en una pequeña jaula de madera por más de dos décadas.

La Policía de la prefectura de Hyogo informó que Yoshitane Yamasaki fue arrestado y entregado a las autoridades judiciales este lunes para una investigación sobre lo que sería un caso de privación de la libertad al margen de la justicia y con el atenuante de la relación familiar que mantienen víctima y victimario.

Yamasaki reconoció ante la Policía que había mantenido a su hijo,actualmente de 42 años, en una jaula dentro de una choza junto a su casa en la prefectura de Hyogo, ubicada en el oeste de Japón, hasta enero, cuando se entregó a las autoridades de la ciudad. Buscaba asesoramiento para el cuidado de su esposa, pero reveló lo que le había hecho a su hijo, indicó la Policía.

Los agentes visitaron su hogar y encontraron al hijo sentado en un tapete sanitario para mascotas dentro de la jaula, la cual era poco más grande que un ataúd. Estaba desnudo de la cintura para abajo, aunque Yamasaki comentó a las autoridades que generalmente no estaba así y que baña y alimentaba a su hijo cada dos días.

Yamasaki dijo a la Policía que comenzó a enjaular a su hijo cuando se volvió violento hace años. Los medios de comunicación japoneses informaron que el hijo estuvo encerrado por más de 20 años, pero la Policía no confirmó ese dato.

El hombre dijo a los funcionarios de la ciudad que temía que su hijo fuera un fastidio para los vecinos, quienes se habían quejado en repetidas ocasiones, reportó el servicio de noticias Kyodo.

Supuestamente, Yamasaki consultó a trabajadores sociales y funcionarios de la ciudad sobre su hijo en ese entonces, pero no estaba claro si alguien le dio seguimiento a la familia.

En Japón, las personas con discapacidad a menudo enfrentan prejuicios. Grupos defensores de derechos humanos señalaron que generalmente las personas con enfermedades mentales permanecen en hospitales o en instituciones especiales innecesariamente durante años, aislándolos del resto de la sociedad.

Anuncios