Anuncios
El Motín

El fracaso de la izquierda en América Latina

Con el apresamiento del emblemático Luis Inacio Lula da Silva y el fracaso de la mal llamada Revolución Bolivariana que continúa el señor Nicolás Maduro, el fracaso de los regímenes gubernativos de la izquierda y populismo latinoamericano es un hecho lamentable.

Aunque con el discurso que pronunció el ex dirigente obrero y luego Presidente del Brasil antes de entregarse a las autoridades, éste quiso parecerse a Fidel Castro y su “Historia me absolverá”, de hecho el tiempo dirá si éste tiene razón.

Los defensores del accionar del líder sindical y ahora encarcelado ex jefe de Estado, olvidan realmente que él mismo se prestó a los juegos de la corrupción empresarial y económica de su país, aunque su detención haya sido por una situación mínima que en República Dominicana cualquier funcionario la práctica.

Deben tomar como parámetro, al menos los emocionados partidarios de Lula que José Mujica es mejor y más positivo símbolo de la izquierda que ha gobernado América Latina en los últimos años.

Pero no, a este lo olvidan porque es humilde y no populista, andaba y anda en un carrito de tercera categoría no es corrupto, no se prestó al juego de los grandes capitales y sigue siendo un personaje sencillo, siempre enarbolando sus principios.

Los demás ejemplos desde Nicaragua a la Argentina, no deben servir de guía a ningún revolucionario ni populista de nuevo cuño de los que andan buscando derribar al capitalismo corrupto pero ejecutando sus mismas prácticas desde que llegan al poder.

Veamos los casos, Daniel Ortega en Nicaragua, traicionó la revolución sandinista para que alzarse con el poder junto a su esposa, de tal manera que elimina a la oposición mediante mecanismos legales que él controla en los estamentos del Estado, incluyendo a gente como Ernesto Cardenal, y a su propio hermano Humberto Ortega.

Lo de Bolivia con Evo Morales es una vergüenza, pierde un referéndum revocatorio y se habilita con sus Suprema Corte violando su propia Constitución.

En Argentina, Cristina Fernández, involucrada en todo tipo de negocios de los que criticaba a la derecho corrupta.

Los chavistas podridos en dinero y corrupción, mediante el fraude constante e inhabilitación de sus opositores no esperan entregar nunca.

Supongo que todos estos grandes izquierdistas tienen a los Castros como parámetro de tal manera que Cuba de una bella revolución contra el perverso Batista pasó a ser propiedad de los fidelistas hace más de 60 años.

En fin el espacio no daría para ofertar datos sobre los fracasos de la izquierda en el sub continente americano, pero lo que más duele que sus ejecutores desde el poder realizan las mismas prácticas de enriquecimiento y corrupción que la derecha tradicional, es decir corromper al Estado para beneficiarse ellos familiares y amigos cercanos.

Anuncios