Anuncios
El Motín

Unos 60,000 estudiantes de NYC se unen a protesta nacional contra las armas

El Diario

Las escuelas de la ciudad de Nueva York se vaciaron este miércoles en la mañana cuando más de 60,000 estudiantes, según cifras del Departamento de Educación, dejaron sus aulas para unirse a otros alrededor del país en miles de manifestaciones realizadas en contra de la violencia de armas.

El denominado National School Walkout se produjo exactamente un mes después del tiroteo en la secundaria Stoneman Douglas, en Florida, que acabó con la vida de 17 personas, en su mayoría estudiantes. A las 10 a.m., alumnos de planteles en los cinco condados salieron de sus escuelas por 17 minutos, uno por cada una de las víctimas de la masacre, para alzar su voz de protesta y exigir cambios.

“Ya tuvimos bastante de violencia de armas y tiroteos en escuelas, es tiempo de un cambio”, denunció la estudiante Chanelle Porter, de 17 años, quien hizo un alto a su jornada escolar para unirse a los más de 2,000 estudiantes de la secundaria Edward R. Murrow de Brooklyn que participaron de la manifestación nacional.

Su compañera Nora Greenberg resaltó que con su protesta, lo que exigían era más seguridad, no una prohibición total de las armas.

“Nuestro objetivo no es quitar armas, es control de armas; una regulación más estricta para que no sea tan fácil obtener rifles de asalto”, señaló.

Hasta esta escuela llegó el alcalde Bill de Blasio, que como otros funcionarios electos de la ciudad y el estado, acompañaron a los estudiantes en sus protestas.

“Ustedes le están dejando claro a todo este país que están hartos de la violencia, que están hartos de la demencia, que están hartos de la masacre, y que no lo van a aguantar”, dijo De Blasio a los alumnos, agregando que estaba muy orgulloso de ellos y que “nunca ha habido un movimiento más poderoso como el de los estudiantes de Brooklyn y toda la ciudad de Nueva York y este país en las últimas semanas”.

Luis Ameza, un alumno de 14 años, también se hizo presente con la esperanza de que su voz y las de miles de otros lleguen hasta la misma Casa Blanca. “Que el Presidente sepa que tienen que cambiar las cosas”, enfatizó el estudiante de origen mexicano.

Su compañero Luis Quizhpi, quien nació en Ecuador, comentó que cuando sus padres decidieron emigrar, pensaban que estaban mudándose a un país “donde había protección”.

“Yo quiero que pongan vidrios antibalas”, dijo sobre lo que lo haría sentirse más seguro en su escuela.

En toda la Gran Manzana

Una de las demostraciones más grandes fue la protagonizada por alumnos de diferentes planteles de Brooklyn que se congregaron frente al Borough Hall, en donde realizaron un rally y uno a uno tomó la palabra en el podio para reclamar, entre otras cosas, por qué un menor de 21 años no puede comprar alcohol pero sí un arma de fuego. En ese mitin también participó el contralor municipal Scott Stringer, quien indicó que la protesta “era para proteger a nuestros niños”.

En otra manifestación, en la secundaria Leadership and Public Service en Manhattan, los estudiantes estuvieron acompañados del gobernador Andrew Cuomo. Allí, el mandatario estatal anunció el lanzamiento de un sitio web para que los estudiantes puedan movilizarse y comunicarse con legisladores federales y estatales sobre la necesidad de una ley de seguridad de armas.

El sitio New York Students Against Gun Violence (Estudiantes de Nueva York en Contra de la Violencia de Armas) también cuenta con información sobre lo que Nueva York está haciendo en estos momentos para proteger a los alumnos.

“Los estudiantes están mostrando más liderazgo que los llamados líderes de Washington”, denunció Cuomo, quien no solo se unió a los gritos de “¡Ya basta!” y “¡Nunca más!” de los estudiantes, sino que marchó de la mano de ellos y hasta se tiró en el piso con algunos para recordar a los fallecidos en tiroteos escolares.

Tanto estudiantes como maestros se manifestaron también en contra de una de las principales ideas del presidente Donald Trump para luchar contra la violencia en las escuelas: armar a los maestros.

“Las escuelas nunca se pensaron para ser armadas con pistolas, sino armadas con conocimiento”, acotó Anna Moore, una de las estudiantes que lidera el Club de Activismo de Edward R. Murrow, grupo que ayudó a organizar la manifestación de su escuela. “El control de armas no es una sugerencia, sino una exigencia de la población”.

Elena Safier, maestra de matemáticas en Edward R. Murrow desde hace 21 años, apoyó a la alumna: “Este tiene que ser un lugar de aprendizaje, no de tiroteos”.

 

 

Anuncios