El Motín

Reino Unido advierte al canal ruso RT de que podría perder su licencia

El País

Al canal de noticias RT, propiedad del Krémlin, podría prohibírsele emitir en Reino Unido si se confirma que Rusia está detrás del envenenamiento en suelo británico del exespía Serguéi Skripal y su hija Yulia, que continúan hospitalizados en estado crítico. Así se lo ha advertido este martes por escrito el organismo regulador de las ondas en Reino Unido, Ofcom, que tiene la capacidad de cerrar un canal si decide que no es apto para ostentar una licencia en el país.

“Hemos escrito hoy a TV-Novosti, propietario de las licencias de emisión británicas de RT, que está financiada con el Presupuesto de la Federación Rusa”, asegura Ofcom a través de un comunicado. “La carta explicaba que, si las autoridades británicas determinan que hubo un uso ilegal de fuerza por parte del Estado ruso contra Reino Unido, consideraremos que esto es relevante para nuestro deber de estar satisfechos con que RT es apto”.

Por su parte, Moscú ha advertido este martes de que si el canal RT es bloqueado por las autoridades de Reino Unido, los medios británicos no podrán trabajar en Rusia. “Puedo decirles que ni un solo medio británico podrá trabajar en nuestro país si bloquean RT”, ha afirmado María Zajárova, la portavoz de Exteriores rusa, en declaraciones a la televisión pública.

El canal RT, anteriormente conocido como Russia Today, se puso en marcha en el año 2000 para contrarrestar lo que el presidente ruso, Vladímir Putin, considera un dominio de las organizaciones de noticias internacionales estadounidenses y británicos y un sesgo pro-occidental. Según sus críticos, el canal ofrece una plataforma para teorías conspiratorias y figuras populistas o de la derecha alternativa.

El canal ruso respondió a la carta diciendo que considera “lamentable ver como RT es propuesto rápidamente como un peón político a sacrificar”.

La advertencia de Ofcom llegaba horas antes de que, en la medianoche de este martes, expire el ultimátum dado por Theresa May a Moscú para explicar su implicación en el envenamiento, el pasado 4 de marzo en la localidad inglesa de Salisbury, del exespía Serguéi Skripal y su hija Yulia. La primera ministra británica dijo el lunes en el Parlamento que consideraba “altamente probable” que Rudiq estuviera detrás de la acción.