El Motín

El “ejército” contra las redadas de “La Migra”

El Diario

Activistas defensores de los derechos de los inmigrantes están armando células barriales listas para intervenir cada vez que los agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) realiza redadas en contra de indocumentados.

Se tratan de grupos armados por agrupaciones religiosas y asociaciones civiles, quienes están entrenando a cientos de voluntarios en todo el país para que sean parte de una Red de Respuesta Rápida.

El objetivo es que esas personas sean capaces de movilizarse con rapidez y enviar gente que documente los arrestos de “La Migra”, ayude a los detenidos a conseguir asesoría legal y los apoyen a ellos y a sus familias para hacer frente a los procesos judiciales.

“Lo rescatable de esta crisis es que todo el malestar se está transformando en solidaridad de raza y de clase en nuestro país”, expresó Lorena Melgarejo, organizadora barrial de la agrupación sin fines de lucro Faith in Action, de San Francisco, informó Associated Press.

La organización en la que participa Melgarejo es parte de las que lanzan la iniciativa y reportó que más de mil 500 personas habían sido entrenadas en los condados de San Francisco y San Mateo, por ejemplo.

Los inmigrantes pueden llamar a números de teléfono especiales en varias partes del país, ya que cada organización tiene sus propias redes, incluso medios de comunicarse, como redes sociales, como lo hace la organización UNE Action, en Denver Colorado, que convoca a una reunión para el 19 de febrero a través de Twitter.

Además de San Francisco, en Los Ángeles, California, se ofrece el 20 de febrero una sesión de entrenamiento.

“Entrenamiento para voluntarios para mantener fuera a ICE del condado de Alameda”, indica la invitación en Twitter que también se comparte en Facebook.

Cuando una persona es arrestada se envía a voluntarios para verificar el dato, observar el episodio y ofrecer apoyo moral a los detenidos, pero no se interviene contra los oficiales.

Maestros, curas, jubilados y demás ciudadanos son entrenados para tomar notas, filmar video y tomar fotos durante los arrestos, pero deben conocer los derechos básicos de los migrantes y a no interferir con los agentes de “La Migra”.

Las redes sociales, como se mencionó, es una vía sustancias, ya que los operadores de las líneas telefónicas publican la información de los arrestos y contactan a abogados para que se presenten en los centros de detención.

Un aspecto clave es evitar que un indoumentado sea arrestado en medio de la noche sin testigos, explicó Sofía Corona, abogada del Centro Legal de Defensores de los Migrantes de Los Ángeles.

Hay redes similares armadas en el 2008, durante el Gobierno de George W. Bush, cuando hubo redadas masivas en sitios de trabajo.