Anuncios
El Motín

Marcha Verde: civismo contra la corrupción

Marcha Verde volvió este domingo 28 de enero, con su tradicional civismo, en una concurrida manifestación aledaña al Palacio Nacional, a exigir el fin de la impunidad, responsable de muchos de los males que azotan al pueblo dominicano.

Miles de ciudadanos, incluso muchos pertenecientes a sectores sociales que tradicionalmente no participan en este tipo de actividad se congregaron en un parque ubicado en la esquina formada por las avenidas 30 de Marzo y México a exigir se recupere el dinero extraído de las arcas del Estado de manera irregular.

Fue una contundente manifestación llena de colorido, alegría y civismo para demandar fin del “festín de buitres” que hay sobre los recursos del Estado, exigir castigo contra los corruptos y que el Ministerio Público se ponga los pantalones en el caso Odebrecht y someta a la justicia a los culpables de este caso sin importar que sean jerarcas del gobierno o del partido oficial.

La demanda de justicia para los que sustraen los recursos del Estado de manera impune es un grito que se extiende a lo largo del país y alcanza a los dominicanos en el exterior a pesar de que luchan por callarla.

Sería un error juzgar la fortaleza de este movimiento cívico solo por los miles de dominicanos que asisten a las manifestaciones, es algo más amplio, es un sentimiento nacional al grito del fin de la impunidad.

La manifestación del domingo 28 marca una nueva etapa de la Marcha Verde, mostró la consolidación de este movimiento, que crece pese a que sus enemigos y contrarios han pronosticado y obrado para su desaparición.

El pedido de justicia es más fuerte que todas esas maquinaciones contra este movimiento que se niega a que se siga reeditando el “borrón y cuenta nueva” mediante el cual se exoneran de culpa a los corruptos, como si fuera un castigo para los dominicanos similar al que padeció Sísifo.

Anuncios