El Motín

Los millonarios de EEUU piden al Gobierno que les suba los impuestos

Huffpost

“Cóbrame impuestos”. “Los millonarios deberíamos pagar más impuestos. Para empezar, porque tenemos más dinero”. “No quiero vivir en un mundo con un pequeño grupo de gente muy rica y un montón de gente pobre”. “EEUU solía ser el rayo de esperanza del mundo. Ahora somos el rayo de la avaricia”. “Hemos corrompido el sistema de forma que los más ricos pagamos menos impuestos que la clase media”.

Imaginarse a un millonario español diciendo cualquiera de esas frases es como imaginarse a un político español dimitiendo. Son cosas que, sencillamente, apenas ocurren en nuestra sociedad. Pero sí está pasando en el país que muchos identifican como el símbolo del capitalismo: Estados Unidos.

Un grupo de 400 millonarios estadounidenses lleva meses pidiendo al Congreso de EEUU que no les baje más los impuestos después de la rebaja brutal que ya les ha hecho Donald Trump.

“Cualquier reforma de los impuestos no debe aumentar la desigualdad sino beneficiar a la economía. Y esta incumple ambos puntos”, apunta a El HuffPostMike Lapham, líder de ‘Responsible Wealth’ (riqueza responsable), un programa que elabora y propone alternativas para reducir la desigualdad.

 Mapham, un rico heredero de una empresa de papelería que se convirtió en activista al ver la brecha entre sus empleados y él, cree que con la rebaja de Trump “a los bancos, las multinacionales y los millonarios les va a ir muy bien, se van a bañar en una pasta que no necesitan. Nunca les ha faltado”.
 Los millonarios consideran que, cada vez que en Washington tocan los impuestos, ya sean los demócratas o los republicanos, los favorecen. “Y eso es algo bastante peculiar”, apunta uno de ellos.

Señor Trump, escuche a estos millonarios patriotas que quieren que les suban los impuestos, no que se los bajen.

El vídeo lo ha compartido Bernie Sanders, que perdió las primarias contra Hillary Clinton por ser demasiado “socialista” para EEUU y que después muchos apuntaron que podría haber derrotado a Trump.

EEUU es uno de los países con más desigualdad entre los más ricos y los más pobres. Y se encuentra en uno de los momentos de su historia en que esa brecha es más acusada. El 1% de la población controla el 35% de la riqueza, porcentaje que no cesa de crecer.

¿Por qué no deja de aumentar la riqueza de los más pudientes? Entre otras razones, porque cada vez pagan menos impuestos.

Según datos de ‘Americans for Tax Fairness’ (Estadounidenses por la Justicia Fiscal), los más ricos de EEUU pagaban un tipo impositivo máximo del 91% en las décadas de los 50 y los 60 del siglo XX, el mayor periodo de esplendor económico del país. Ahora es oficialmente del 43,4% y muchos lo reducen o evitan tirando de lagunas legales, inversión extranjera o directamente llevándoselo a paraísos fiscales.

CASI TODO EL DINERO DE LOS MÁS RICOS TRIBUTA AL 15%

“El sistema ya favorece a los superricos. Hemos llegado a un punto en que, si eres millonario, pagas menos impuestos. La mayor parte del dinero de las grandes fortunas viene de ganancias de capital (disposición de acciones, bonos o inmuebles), que tributan al 15%”, explica Lapham.

Por eso, los ricos con conciencia social se han organizado en torno a plataformas como la suya y han pedido a Trump que les suba los impuestos para reducir el déficit nacional. Entre los firmantes están el dueño de Ben & Jerry’s, el billonario George Soros y el filántropo Steven Rockefeller.

La mayoría de los que se han apuntado a esta iniciativa viven en California, Nueva York o Massachussetts, estados mayoritariamente demócratas, y pertenecen al 5% de la población que ganan más de 250.000 dólares al año o poseen más de 1 millón en activos.

NO HAY PRUEBAS DE QUE SUBIR LOS IMPUESTOS DESINCENTIVE LA ECONOMÍA

Aunque Trump defiende su política como una forma de incentivar la actividad económica, los millonarios progresistas no están de acuerdo y consideran que la gente rica no va a invertir más porque les bajen los impuestos, sólo van a ahorrar y a poseer aún más.

Además, un profesor de Economía del vídeo añade que “hay poca o ninguna evidencia de que subir los impuestos desincentive la actividad económica”. Lapham va más lejos: “De hecho, lo opuesto es cierto: cuanto más dinero recauda el Estado para invertir, más se estimula la economía de un país”, asegura.

Y añade: “Y los ricos son los que más se benefician de esas inversiones públicas”.

La otra iniciativa a favor de subir los impuestos es Patriotic Millionaires(Millonarios Patriotas), que se autodefinen como “orgullosos traidores de su clase”. Sus miembros son más ricos que los de ‘Responsible Wealth’: deben ganar más de un millón de dólares al año y/o poseer más de cinco millones en activos.

NO SE HA VENDIDO BIEN QUÉ SIGNIFICA SUBIR LOS IMPUESTOS

Lapham cree que el mayor obstáculo para reducir la desigualdad es que los partidos progresistas no han vendido bien la idea de subir los impuestos, aunque se muestra “optimista” al mirar hacia el futuro. “Creo que en la era Trump la gente va a reaccionar contra la desprotección del Estado”, apunta.

“A nadie le gusta pagar más, tampoco a los ricos. Se aprovechan de todas las deducciones que pueden. Si le preguntas a la gente: ‘¿Quieres una rebaja fiscal?’. Inevitablemente dirán que sí. Además, todo el mundo tiene una partida presupuestaria que le da rabia pagar”, considera.

“Pero si lo explicas como un intercambio, si preguntas: ‘¿Quieres una bajada de impuestos o prefieres una buena educación pública, carreteras en buen estado, inspecciones de calidad de la comida y el agua?’. La mayoría de la gente está muy dispuesta a pagar por tener todo eso”, opina Lapham.

“Ahora vamos perdiendo pero la tendencia a futuro juega en nuestro favor. ¿Han empeorado las cosas en el último año en EEUU? Sí. Pero, si miramos 200 años atrás, vemos que las cosas están mucho mejor que entonces”, comenta a El HuffPost Morris Pearl, presidente de ‘Patriotic Millionaires’.

“Por otra parte, (el economista) Thomas Piketty asegura que los ricos van a seguir enriqueciéndose. Sólo por empezar con un poco más de dinero, los hijos de los ricos acaban siendo muchísimo más ricos que los de los pobres. Es el resultado inevitable del capitalismo”, lamenta Pearl, que dejó su marca en Wall Street y fue director ejecutivo de BlackRock, una de las inversoras más importantes del mundo.

REAGAN MARCÓ EL COMIENZO DE LA DESIGUALDAD BRUTAL

Los ricos no sólo piden que no les bajen los impuestos, sino que eliminen las lagunas legales que permiten esconder las grandes fortunas y que los suban para volver al tipo de interés máximo “de la época de Ronald Reagan”, el gurú político de los neoconservadores.

Precisamente, la presidencia de Reagan marca el inicio del enorme aumento de la desigualdad que ha experimentado la sociedad estadounidense (y la mayoría de los países occidentales), según los expertos, por su política financiera favorable a los inversores, las grandes empresas y las fortunas.

“Durante la presidencia de Reagan, el tipo máximo se redujo mucho. El mensaje que se dio fue que, si se ponía más dinero en las manos de los ricos, crearían más empleo. Pero la realidad es que no hay correlación entre ambas cosas y que las rebajas fiscales no se pagan solas”, asegura Lapham.

Pearl, de hecho, cree que la “demonización del Estado” de Reagan fue lo que comenzó la debacle. “Hizo que la mayoría de los estadounidenses creyera que el hecho de que la gente se organice y elija a un representante es, de algún modo, nocivo. Entonces, como ahora, la idea prevalente es que la gente que actúa de forma independiente lo hace bien y que la acción colectiva es mala”, lamenta.

NO SÓLO EL DINERO, TAMBIÉN HAY QUE REPARTIR EL PODER

En su carta, los millonarios de ‘Responsible Wealth’ creen que forma parte del interés general que paguen más, ya que les preocupa que las bajadas de impuestos afecten a partidas importantes como educación, investigación, infraestructuras o los programas de seguridad social para los más desfavorecidos.

Los ‘Patriotic Millionaires’ defienden que todo el que trabaje a jornada completa debe poder pagarse las necesidades básicas y por eso piden que aumente el salario mínimo y que las grandes empresas y fortunas paguen más impuestos, y añaden que no sólo debe repartirse la riqueza sino también el poder.

En ‘Americans for Tax Fairness’ van más lejos: exigen que los ricos tributen a un tipo mínimo del 30% para que nunca paguen menos que la mayoría de los ciudadanos, que las ganancias derivadas de inversiones tributen igual que los salarios y sugieren subir el equivalente al impuesto de sucesiones y donaciones.

LOS ESTADOS DEMÓCRATAS SE REBELAN CONTRA EL RECORTE DE IMPUESTOS

Trump ha presumido el martes de sus rebajas de impuestos ante colectivos de agricultores, a pesar de que las bajadas son más acusadas en los tramos que afectan a rentas más elevadas. En el proceso, se ha equivocado y ha quintuplicado el dinero que supuestamente ahorrarán los beneficiados.

Los recortes de impuestos se hicieron a costa de los impuestos regionales y locales, cuyo importe no se pueden deducir los que superen los 10.000 dólares. Según la prensa de EEUU, se trata de un duro golpe a los que más ganan en los estados poblados con impuestos elevados, que suelen ser demócratas.

California está tratando de rebelarse contra la medida de Trump alegando en los tribunales que un estado es como una ONG. ¿Lograrán dar marcha atrás a la que Trump calificó orgullosamente como “la mayor bajada de impuestos de la historia de EEUU” (aunque no lo fuera)?