Economía

Estos son los riesgos que adquieres al ser aval de tus amigos

Dinero en imagen

CIUDAD DE MÉXICO.- Ser aval es un riesgo, porque hay un contrato y un compromiso de por medio. En caso de que el contratante no pueda pagar el aval tendrá que liquidar la deuda.

A través de la Revista Proteja su Dinero, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), advirtió que existe el riesgo de que ello provoque un desequilibrio financiero y otras complicaciones derivadas.

La Condusef recomendó que antes de elegir ser aval es necesario investigar a fondo sobre la persona que hace la petición, aunque se trate de un familiar o un amigo, pero sobre todo saber si es responsable y cumple lo que promete.

Apuntó que se debe tener conocimiento acerca de si la persona es formal con otra deuda, o incluso averiguar si tiene un buen historial crediticio.

Otros consejos

  • Si la relación es reciente y se conoce poco sobre su forma de ser, se descarte de inmediato la idea de servir de aval. Sólo se comprometen los bienes por alguien que probablemente los meta en problemas.
  • Al aceptar ser el aval de otra persona, es necesario involucrarse completamente en la deuda tratada, así como comprender los términos y condiciones que contiene para saber perfectamente lo que se está respaldando.
  • Considerar que en caso de ser necesario se tendrá que hacer frente a la deuda, pues la responsabilidad también es de quien firma como aval, con todas sus implicaciones.

Sin comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *