El Motín

El fiscal general de Estados Unidos descarta dimitir pese a las críticas de Trump

El País

Contra las cuerdas, Jeff Sessions promete resistir. El fiscal general de Estados Unidos descartó este jueves dimitir al día siguiente de que Donald Trump dijera públicamente que se arrepiente de haberle nombrado para el cargo.

“Me encanta este trabajo. Tengo previsto continuar hasta que sea apropiado”, dijo Sessions, con cara de circunstancias, en una rueda de prensa convocada para anunciar una operación internacional. Inquirido por una periodista sobre si tenía sentido seguir en el cargo cuando carece de la confianza del presidente, él contestó: “Estamos sirviendo hoy. Tengo total confianza de que somos capaces de gestionar esta oficina de una manera efectiva”.

En una insólita reprimenda a su propio gobierno, Trump desautorizó el miércoles a su cúpula judicial. En una entrevista con el diario The New York Times, el presidente dijo arrepentirse del nombramiento de Sessions al asegurar que no le habría designado si hubiese sabido que tendría que inhibirse de la investigación a los lazos rusos de su entorno.

“Sessions no tendría que haberse recusado y si iba a recusarse, debería habérmelo dicho antes de empezar el trabajo y hubiese escogido a otra persona”, dijo Trump al Times, un diario que suele criticar en su cruzada contra los medios tradicionales. “Logra el trabajo, empieza el trabajo, se recusa, lo que francamente creo que es muy injusto con el presidente”.

Las palabras de Trump ponen en la cuerda floja a Sessions, un ferviente conservador. Y escenifican la ruptura con el que fue el primer senador en apoyar su candidatura electoral, en un momento en que el magnate inmobiliario era un paria en el universo republicano.

Pero el desaire tampoco es insólito. En junio, consciente del malestar hacia él, se supo que Sessions ofreció su dimisión a Trump. Pero el presidente la rechazó. Se desconoce si el republicano ha cambiado de opinión desde entonces, pero hay que tener en cuenta varios factores pragmáticos.

En caso de renuncia, ocuparía el cargo de forma temporal el ahora fiscal adjunto, Rod Rosenstein, al que Trump también ha detestado públicamente. A lo largo de la carrera del multimillonario neoyorquino, no ha sido inusual criticar a sus colaboradores pero mantenerlos en sus puestos. Y pese a la tensión sobre Rusia, Sessions es un aliado clave de Trump en su política de mano dura contra la inmigración.

Detrás de las palabras del presidente, se evidencia su desesperación ante el desgaste constante de la sombra rusa en su sexto mes en la Casa Blanca. Un fiscal especial y el Congreso investigan si hubo algún tipo de coordinación entre el entorno del republicano y la presunta injerencia del Kremlin durante la campaña electoral.

Trump parece interpretar como el inicio de todos sus males la recusación de Sessions en su papel de supervisor de la investigación del FBI al entorno de Trump. El exsenador por Alabama se apartó del caso en marzo tras destapar la prensa que, en su comparecencia de nominación en el Senado, ocultó sus reuniones en 2016 con el embajador ruso en Washington. Tras la renuncia de Sessions, adoptó ese papel el fiscal general adjunto Rosenstein.

En mayo, Trump despidió a James Comey como director del FBI. Inicialmente, alegó que lo hizo por recomendación de Sessions y Rosenstein por la gestión que había hecho del caso del correo de Hillary Clinton. Pero después admitió que también influyó en su decisión la investigación del FBI sobre Rusia. Ante la percepción de que su rol podía parecer politizado, Rosenstein decidió designar a un fiscal especial para indagar hasta el fondo en la trama rusa. El escogido fue Robert Mueller, un reputado exdirector del FBI. Trump conoció el nombramiento poco antes de que se hiciera público.

En la entrevista, Trump disparó contra todos ellos, poniendo de nuevo en duda su respeto a la independencia judicial. Cuestionó que Rosenstein sea un verdadero republicano, unos reproches que el número dos de Justicia también minimizó. “Estoy orgulloso de estar aquí ayer, hoy y mañana. Trabajando cada día en tratar de avanzar las prioridades del departamento”, respondió en la rueda de prensa junto a Sessions.

Ante los periodistas del Times, Trump también acusó a Comey de orquestar un expediente con información comprometedora sobre el presidente para tratar de mantener su puesto de trabajo. Y sostuvo que Mueller podría estar involucrado en conflictos de interés por los presuntos lazos demócratas de su equipo y le advierte de investigar asuntos no relacionados con la injerencia electoral rusa.

El presidente sugirió que Mueller cruzaría una línea roja si en sus pesquisas examinara las finanzas familiares de Trump, algo que, según la agencia Bloomberg, tiene previsto hacer. “Creo que es una violación. Mira, esto es sobre Rusia”, dijo. El republicano dejó abierta la posibilidad de pedir a Justicia que despidiera a Mueller, aunque eso se interpretaría fácilmente como un intento de obstrucción a la investigación y presumiblemente pondría a Trump en mayores aprietos.