El Motín

Una lección para toda la vida: Le quita a su hijo las ganas de consumir heroína para siempre

La paciencia de Serguéi Gnatovskiy, de 45 años, se vio colmada cuando encontró un escondite con heroína de su hijo adicto que le había prometido que iba a someterse a un tratamiento de rehabilitación. El hombre acudió a medidas drásticas para quitarle las ganas de consumir drogas para siempre: se inyectó la heroína hallada y estuvo a punto de morir de sobredosis.

“Le dije que si no paraba, haría lo mismo que él”, confesó Gnatovskiy a ‘The New York Post’. Oriundo de Ucrania, el hombre vive en Nueva York con su hijo Maykl, de 23 años. La madre del joven lo echó de su casa por ser drogadicto cuando era adolescente y desde entonces Serguéi intenta ayudar a su hijo como puede y está dispuesto a hacerlo todo para no perderlo.

Al encontrar a su propio padre tirado inconsciente sobre el suelo del salón de su apartamento este miércoles, Maykl se percató enseguida de que se trataba de sobredosis y procedió a los primeros auxilios. Hizo lo mismo que le había hecho su padre en cuatro ocasiones: lo sometió a la reanimación cardiopulmonar y utilizó el espray nasal Narcan del equipo de rescate de prevención contra sobredosis que tenían en casa.