Anuncios
El Motín

Kim Kardashian contó el radical cambio en su vida tras el robo de París

Infobae

Kim Kardashian contó por primera vez este en una entrevista cómo fue el robo que sufrió en París en octubre del año pasado y qué impacto tuvo en su vida esa traumatizante experiencia.

“Sé que esto suena a una locura, pero sé que estaba destinado a pasarme”, expresó la estrella mediática este jueves, durante el programa de Ellen Degeneres. “No quiero empezar a llorar, pero sé que esto estaba destinado a pasarme… soy una persona tan diferente. De verdad que creo que hay cosas que te pasan en esta vida para enseñarte cosas”, dijo, casi en lágrimas.

La estrella también dijo haberse comprometido a compartir menos sobre su lujosos estilo de vida en las redes sociales.

“Probablemente no era un secreto, y lo puedes ver el programa de televisión, yo estaba siendo ostentosa y definitivamente antes era materialista”, expresó.

Luego explicó como esa experiencia le sirvió para replantar su relación con sus hijos y su educación: “Aunque no hay nada malo en tener cosas, está bien si te sientes orgulloso de eso y trabajas tan duro para obtener algo y estoy contenta de la gente que tiene éxito, pero estoy tan feliz de que mis hijos puedan tenerme de esta manera y que sea esta yo que los pueda criar porque simplemente esas cosas ya no me importan. De verdad que no”, dijo.

Kardashian fue asaltada la noche del 2 al 3 de octubre, cuando varios hombres ingresaron en la residencia de lujo del centro de París donde se alojaba y, tras atarla, le robaron joyas por un valor de unos 9,5 millones de dólares.

Según contó en la entrevista con Degeneres, durante la investigación Kardashian se enteró que los ladrones estuvieron siguiéndola durante dos años y que se enteraron de las joyas que tenía en su casa por sus publicaciones en las redes sociales. “No se si podré volver a usar joyas verdaderas otra vez”, dijo la modelo, quien también reveló que desde entonces necesita tener seguridad las 24 horas del día para poder dormir.

Kardashian también confesó que cuando los ladrones entraron en su casa estaba segura de que iba a morir: “Estaba 100% segura. Recé, dije ‘me voy a ir al cielo, espero que mis hijos y mi marido estén bien'”.

“Automáticamente tu estómago se desploma. Es una sensación que no puedes explicar”, contó. “Pero pasa todo muy rápido. Fueron siete u ocho minutos de tortura, pero cuando miro hacia atrás pienso: ‘Bueno, no fueron tan agresivos’. Pudo haber sido mucho peor”.

Anuncios