Anuncios
El Motín

La joven violada que lucha para eliminar el nombre de su padre de su certificado de matrimonio

Si la joven Jenny se casa alguna vez, su padre no la llevará del brazo hasta el altar. Aunque su nombre sí figurará en su certificado de matrimonio: a no ser que consiga evitarlo.

Jenny fue abusada sexualmente por su padre desde que tenía 7 años hasta que cumplió 8 y medio. “Perdió todo el derecho de llamarse mi padre”, dice la joven, que en la actualidad ronda los 20 años.

A pesar del abuso que sufrió, bajo la actual ley británica, si alguna vez se casa, sólo el nombre de su padre constará en su certificado de matrimonio.

No el de su madre, aunque su haya sido realmente para ella “madre y padre” desde que los abusos ocurrieron.

El sistema vigente data de los primeros años de la llegada al trono de la reina Victoria (1837-1876).

Durante los últimos años, varios parlamentarios británicos han intentado un cambio en la ley para que la madre también pueda figurar en los certificados.

Sus esfuerzos cobraron impulso gracias a una petición en Change.org que apoyaba este cambio y logró 70.600 firmas en el 2014.

El ex primer ministro británico David Cameron se unió entonces a las voces que pedían la reforma de la Ley de Matrimonio, vigente desde 1949, asegurando que “no refleja el Reino Unido moderno”.

Pero Camerón abandonó el gobierno antes de poder impulsar un cambio.

Por fortuna para mujeres como Jenny, un parlamentario británico llamado Edward Argar impulsa ahora legislación que tiene muchas posibilidades de lograr el cambio que anhela Jenny.

Un sistema más seguro

Argar propone sustituir el actual sistema de registro único en papel por un registro electrónico centralizado, lo que permitiría incluir el nombre de la madre en aquellas partes del país donde todavía ello no es posible.

En Escocia e Irlanda del Norte las parejas sí pueden dar el nombre de ambos padres, pero esto no ocurre en el resto del país.

Anuncios