El Motín

Aumentan precios de las flores en el Pequeño Haití de Santo Domingo aprovechando el Día de San Valentín

El sector de la parte baja de Santo Domingo que denominan “El Pequeño Haití”, por la cantidad de comerciantes y residentes haitianos que son mayoría en esa barriada, lucía este martes sumamente activo en ocasión del “Día de los Enamorados” o de San Valentín. La especulación con la venta de flores estaba desbordada.

Los puestos callejeros de ventas de flores fueron abarrotados desde temprano por los clientes en busca de regalar a sus parejas o enamorados. Sicólogos del momento, los comerciantes, se aprovechaban del sentimentalismo y los devaneos del día y elevaron en más de un sesenta por ciento los precios en los ramos de claveles, rosas, margaritas, girasoles, crisantemos y orquídeas.

Los ramos que hace un año costaban doscientos pesos, el que no “flojaba” quinientos se iba con las manos vacías. La decepción y las protestas entre los compradores, en su mayoría esposas, esposos y enamorados se generalizaron.

“No vuelvo más por aquí; abusadores”, se escuchó a un hombre que compraba flores para alagar a su esposa. “Además de que están muy caras, se ven marchitas”, comentó entre su queja.

Los vendedores por su lado se defendían. Explicaban que si a ellos le aumentan el precio deben hacerlo también si quieren algún beneficio por el negocio de venta a los clientes o, de lo contrario, debían abandonar el oficio.

Buena parte de los compradores acuden a comprar sus flores en esta época del año en el Pequeño Haití porque suelen ser más baratas pero ahora todo cambió.

En medio del torbellino de quejas por el precio de las flores, el Pequeño Haití, no obstante, se llenó de música y de ritmos del vecino país de la República Dominicana.

El ambiente se tornó festivo. Muchos buscaban y lo lograban pasar el momento lo mejor posible en lo que se acerca la noche de celebración del Día de San Valentín.