El Motín

El lugar de Santo Domingo donde se le pidió a La Virgen de La Altagracia acabar con la corrupción y la impunidad

Es una tradición que cumple ya más de cien años. Cada doce meses, del 13 al 20 de enero, los residentes en el sector La Isabela, Distrito Nacional, se organizan para festejar a La Virgen de La Altagracia, patrona del pueblo dominicano, en ocasión de las Fiestas de Las Mercedes.

Los festejos se extienden durante nueve noches consecutivas a lo largo de tres horas comenzando a las seis de la tarde hasta las ocho de la noche. Durante ese lapso, la Patrona recibe canticos de alabanzas que van desde rezar el Rosario, salves, toque de palos y entonación de música típica dominicana.

En esta ocasión la organización de este ritual mágico religioso ha recaído en Oneida González, quien destaca la participación cada vez más creciente de cientos de personas hasta llegar a miles por el auge que ha tomado el festejo.

Participan devotos y peregrinos de los barrios adyacentes como El Manzano, La Hondonada, Pantoja, Palmarejo, Villa Linda, Cristo Redentor, Don Gregorio y Las Ochocientas. Incluso personas, de lugares distantes y de comunidades apartadas, además de turistas, acuden a presenciar las actividades.

Todas las noches, miembros de las antiguas familias fundadoras del evento, elaboran cenas y variadas comidas para brindar con los asistentes. Las familiares fundadoras son la “Pro”, Sepúlveda y Félix-Delcia. La imagen de La Virgen es obsequiada con velas, velones y limosnas de los asistentes.

El toque de Palos es una de las máximas atracciones que convocan a una gran mayoría. “Buche y su Grupo”, es el conjunto musical que se encarga de esta interpretación musical.

Las celebraciones cierran con un desfile de los participantes, enarbolando la imagen de la Virgen, con el toque de palos, música de “Perico Ripiao”, Los Congos y un Batón Ballet.

Ese día la gente eleva sus oraciones a La Virgen pidiéndole protección al pueblo dominicano y a sus jóvenes; que mejore la salud, que cese la violencia y la criminalidad, pero aprovecharon también para pedir un alto a la corrupción y ha la impunidad