Anuncios
El Motín

David Collado con mayor perfil presidencial que Luis Abinader e Hipólito Mejía para el 2020

Se dio a conocer como “El Emprendedor” y con su programa de televisión, de igual nombre, potenció la proyección de su joven liderazgo político.

Entrevistando a figuras de la ultra derecha estadounidense, que aceptaron su invitación de venir al país, como el ex presidente George Bush, Rudolph Giuliani, y promoviendo a conferencistas como Alan Greenspan, mago por mucho tiempo de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Collado se convirtió en figura de peso y a ser tomado en cuenta por las masas votantes y los sectores de poder económico dominicanos.

Postulado por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) alcanzó una curul en la Cámara de Diputados y en las pasadas elecciones de 2016, contra todo pronostico, le arrebató la alcaldía del Distrito Nacional al cómico Roberto Salcedo, quien los últimos anos vio desgastado su apoyo entre la militancia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Joven, carismático y con propuestas claras y seductoras, David Collado, a la actual distancia para las elecciones generales del 2020, es visto desde ya como una figura de corte presidencial sobre sus potenciales adversarios dentro del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el ex candidato presidencial Luis Abinader y el ex presidente Hipólito Mejía.

Exitoso como empresario, al cumplir los primeros cien días al frente de la alcaldía del Distrito Nacional, Collado ha demostrado eficiencia y responsabilidad cumpliendo buena parte de sus promesas de campana.

De muestra están la recogida de basura en horas de la madrugada, para no enloquecer el flujo del transito vehicular y la suspensión de los escandalosos conciertos en el anfiteatro Nurín Sanlley que sembraban la intranquilidad y el desosiego en el sector La Esperilla.

Al margen de estos dos simples ejemplos, de enorme repercusión en el discurrir de la vida citadina, Collado ha demostrado ser trabajador preservando una imagen decente, controlado, claro en su discurso y dueño de sus acciones.

En contrario se percibe a un Luis Abinader con un discurso gris, machacón y que ha estas alturas del juego se resiste a aceptar la victoria electoral del presidente Danilo Medina, que lo batió por amplio margen.

De un político conciliador y clarividente, Abinader ha pasado a enarbolar un discurso de los 70 cuando el país entero hervía con las cáceles atestadas de presos políticos, deportados y una mordaza sobre la libertad de expresión.

Falto de la magia a fin a los conductores de hombres, Abinader ha lucido incapaz de erigirse en un autentico líder para cohesionar una oposición que saque provecho de los desaciertos evidentes del gobierno y de los escándalos que llueven del exterior que pudieran redituar a sus adversarios políticos.

A su lado se encuentra su natural opositor interno, a quien venció de manera nada convincente en la primera convención por la candidatura presidencial del PRM, el ex presidente Mejía.

Con el carisma que le falta a otros, sus salidas campechanas que una vez deslumbraron al electorado que lo premió con la Presidencia de la República, Hipólito Mejía, aunque pudiera dar una sorpresa infligiendo una derrota a Luis Abinader en una revancha por la candidatura del PRM, es hoy una sombra de lo que era.

Sus “flahes” verbales y ”bailes del perrito” dejan indiferentes a las nuevas generaciones y el Padre Tiempo, de seguro, lo encontrará con escaso vigor y fuerzas para librar y encabezar una contienda, a sangre y fuego, como la que se avecina en la lucha por el poder en los comicios del 2020.

A menos que Luis Abinader e Hipólito Mejía no hagan causa común, algo que se duda por la demostrada simpatía de Hipólito hacia El Emprendedor, David Collado marcha a buen ritmo para ceñirse la candidatura presidencial del PRM para el 2020.

Anuncios